Thursday, July 2, 2015

El hijo pródigo entre otros pensamientos

Hace mucho tiempo que no escribo nada sustancial en esta bitácora. Entiendo que hace como un año que no subo nada de sustancia, más allá de poemas. Hay momentos en la vida que atravesamos crisis que o nos destruyen o simplemente nos fuerzan a crecer. Acabo de terminar de ver una película que me inspiró a escribir un testimonial.



A veces me encuentro pensando cuanto me gustaría tener la habilidad de virar en el tiempo y poder volver a momentos claves donde cometí errores que causaron que me desviara por un camino escabroso y de espinas. Pero luego pienso que si no fuera por esos errores, hoy no pudiera decir que comprendo cuan grande es el amor de D-s por nosotros. En el 2013 ocurrió un evento que me jamaqueó tanto que perdí un año de mi vida en una depresión que sufrí solo. El ser rechazado por la persona que en aquel momento D-s había señalado para mi mejamaqueó. Combinado de que había sido despedido de mi posición como maestro por mis creencias de fe. Aun hoy es dificil de escribir cuan profundo ha sido el dolor, pero llevo pensando que es tiempo de escribirlo. Despues de todo, escribir para mí, es la forma más liberadora que conozco.

Lo importante en todo es que a pesar de que la depresión me llevó por caminos que ya había superado, en tanto a adicciones y erroneas maneras de pensar, D-s siempre estuvo ahí llamandome a regresar. El hecho de que me disciplinase una y otra ves, pensaba que era que lo había defraudado, pero en realidad es que su amor sobre abunda cuando más heridos estamos. Su disciplina es la de un padre que ama a sus hijos, y sin disciplina seriamos, pues, ilegítimos.

1 de Corintios 13:4-8 describí perfectamente a D-s. Su perdón, su amor, sobre abunda y es infinito. Y sin entrar en que, a pesar de su amor, el sigue siendo un juez justo y las consecuencias del pecado hay que pagarlas, ciertamente su mano fuerte está dispuesta para ayudarnos a volver al camino.

A veces tenemos que pasar por situaciones una y otra ves para salir aprobados. Cada prueba que viene a nuestras vidas solamente tiene dos posibles desenlaces, o lo apruebas o la re-pruebas. Y de eso se trata la vida, de aprobar las pruebas para que a través de nosotros, sea D-s glorificado.

Yo soy el hijo prodigo. Yo soy Jonás. Yo soy David. Estuve en el vientre de un pescado y fue vomitado. Yo en muchas ocasiones he querido huir y olvidarme de las pruebas y de los llamados de D-s para mi vida. A veces uno se cansa de ser señalado y juzgado por las palabras que D-s a veces nos hace entregar. He cometido errores como David. Y si fuesemos a observar a cada uno de los grandes personajes de la bíblia, todos, por excepción de Pablo, tenían sus defectos. No obstante, D-s contó por justicia y muchos son miembros del salón de la fama de los heroes de la fe.

Yo no soy perfecto. Tal vez no lo sea hasta el día que D-s me llame a morar con el. Todos los días lucho por crucificar la carne y adelantar un poco más en la carrera. Sin D-s estuve perdido, con D-s solo siento amor y paz.

Con todo lo que ha estado pasando ultimamente en el pais y la nación, pienso que Jesús solo nos mira con compasión. Y creo que, a pesar de los insultos, y de los ataques, sean los que sean, la actitud de nosotros debe de ser de compasión y de amor por las almas. ¿La verdad es dolorosa? Si, pero conocereís la verdad, y la verdad os hará libre. Sin amor no puede haber justicia, y sin justicia no hay amor.