Tuesday, January 22, 2013

La triste historia de la doble vara de la prensa



Hay un decir en los medios que dice: “No hay tal cosa como mala publicidad” siempre y en cuanto tengas el dinero para girarlo a tu favor.

El año pasado se formó un boicot contra Artulio “Kobo” Santarrosa, por sus expresiones “denigratorias o de mal gusto” ante un publicista que, se alegaba, había sido asesinado por ser homosexual. Incluso, se formó una campaña en las redes sociales donde todos mostraban apoyo al asesinado, y denunciaban la violencia rampante.

Entra en escena Julio Ramos Carmona, un simple pescador que, ha sido el primer asesinado en las Fiestas de la Calle San Sebastián en los pasados 12 años. Según reportes policiacos, Ramos Carmona fue asesinado, tras ser baleado por dos tiros a “point blank range”, tras tener un altercado con un sujeto no identificado que fue el receptor de un tropiezo del pescador. El padre de una adolescente de 14 años hoy es víctima de la doble vara de la prensa. ¿Qué diferencia tiene este asesinato al del publicista? ¿Por qué no hay un vínculo con la comunidad homosexual no es noticia, solo estadística?

Para añadir insulto a una situación trágica, la flamante patrona Nuestra Señora del Caño, la alcaldesa Carmen Yulín Cruz, insinuó que la muerte de Ramos Carmona, para nada tenía que ver con el ambiente hostil y caótico de las Fiestas de la Calle San Sebastián. No, según la infalible alcaldesa, según la mimada de la prensa,  Ramos Carmona fue asesinado por que se lo buscó, porque era un delincuente. La supuesta defensora de los pobres y del hombre común no le tembló la lengua, ni perdió la oportunidad de enseñar su verdadera faceta, acusando a la víctima.

¿Cuál es la diferencia entre un caso y el otro? Ninguno. Una muerte es una muerte, y la misma vara que se le usó a Kobo Santarrosa, se le debe usar a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz. Pero, como Carmen Yulín es la preferiti de los medios de comunicación colonial, hay que encubrir el hecho de que las fiestas de la Calle San Sebastián se le salieron de su control. La diferencia entre Kobo y Yulín es que Kobo tuvo la audacia de enfrentarse a los Ferré-Rangel, mientras que Carmen Yulín, y el actual gobierno son aliados de los dueños del periódico de más circulación en el territorio.

El asesinato de Ramos Carmona es solo la copa que colmó la copa de las SanSe. Entre motines, 33 guaguas de la AMA vandalizadas, un sin número de vehículos hurtados, paredes históricas afectadas, fuentes contaminadas, el casco urbano de San Juan convertido en un basurero, kioscos operando sin permisos estatales, y menores de edad embriagados son solamente un presagio de lo que San Juan puede esperar de su alcaldesa por los próximos cuatro años.

¿Seguiremos con la hipocresía mediática de medir con doble vara? Esa es la pregunta.

2 comments:

Las Aventuras del Photoshooting said...

Justo al blanco tus argumentos. cabe señalar que ya se conoce un sospechoso. Tan solo tiene 19 años de edad.

Tremendo escrito :)

-Gabriel Rodríguez
http://gabersgaby.blog.com/

Edwin Jusino said...

Gracias. Al momento de escribir el artículo no había leido que había mas información sobre el asesino.