Monday, January 28, 2013

La mujer en los 5 ministerios


Lunes 28 de enero de 2013

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,  a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,”
Efesios 4:11-12

Los cinco ministerios básicos de la fe en nuestro Señor Jesús. Los mismos que son otorgados exclusivamente por Jesús, tal y como dice en 1 Corintios 12:5: “Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.” Mucho se hablado sobre los ministerios, pero especialmente el rol de la mujer en torno a ellos. ¿Puede la mujer ostentar los ministerios? La biblia nos dice que sí. ¿Por qué no? Si después de todo, Dios creó a la mujer para que fuese ayuda idónea (Gen. 2:18).

Según el diccionario de la Real Academia nos dice que la palabra idónea significa  adecuado y apropiado para algo. Ese mismo diccionario nos dice que la palabra ayuda significa persona o cosa que ayuda. La palabra ayudar, por su parte, significa prestar cooperación, auxiliar, socorrer. Entonces, la mujer fue creada para ser la persona adecuada y apropiada para auxiliar al hombre. ¿Pero auxiliarlo en qué? En el ministerio que Dios tiene para cada uno de nosotros.

Veamos como Dios a través de los tiempos va dándole un rol importante y preeminente a la mujer, a la par con la de los hombres.

Empecemos con el primer ministerio, y el más difícil de los ejemplos, el ministerio apostólico. En Romanos 16:7 nos dice: “Saludad a Andrónico y a Junias, mis parientes y mis compañeros de prisiones, los cuales son muy estimados entre los apóstoles, y que también fueron antes de mí en Cristo.” Un gran debate teológico se ha desatado sobre el nombre de Junias, puesto a que en este pasaje, Pablo está exaltando a estas dos figuras. Temple Bristow hace mención en su libro “What Paul really Said About Women” que es muy posible que Andrónico y Junias fuesen un matrimonio de apóstoles; hay otros críticos que refutan esta aseveración. Keith Elliott, e Ian Moir en “Manuscripts and the Text of the New Testament: An Introduction” apuntan a que Junias es un nombre femenino, por lo que lo hace muy probable que sea una apóstol.

Según cayadopastoral.com, “Junias es un nombre femenino en griego. Ella fue llamada un apóstol. "Saludad a Andrónico y a Junias… los cuales son muy estimados entre los apóstoles…" (Ro 16:7).

Note que la palabra griega HOS, traducida LOS CUALES, incluye el género masculino y femenino. Así que, cuando Pablo dice: "LOS CUALES son muy estimados entre los apóstoles", está incluyendo a Andrónico y a JUNIAS.

La palabra griega hos, es usada en este versículo: "Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios…" (1 P 3:5).

Esta es una evidencia convincente respecto a que uno de los 22 apóstoles mencionados en el Nuevo Testamento era una mujer.”

En Romanos 16, también, se hace mención de Febe, quien era diaconisa en la iglesia de Cencrea. El historiador Eusebio, dice que ella supervisaba dos iglesias y viajó extensamente en el ministerio. Leamos con detenimiento lo que dice Romanos 16:1-2: “Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea; que la recibáis en el Señor, como es digno de los santos, y que la ayudéis en cualquier cosa en que necesite de vosotros; porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo.”

Pero ¿Qué es ser un apóstol? Según la RAE, la palabra apóstol significa predicador, evangelizador; propagador de cualquier género de doctrina importante.  Según Hechos 1 hace mención de la elección del apóstol Matías, quien tomó el lugar de Judas, luego de que este se suicidara. Para escogerlo tenían que tener una cualidad: “comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección.” En otras palabras, que fuera testigo de la vida de Jesucristo. Si este criterio se fuera a imponer a los sucesivos apóstoles, no podría haber más de 12, y sabemos que hubo más de doce apóstoles; y no todos fueron testigos presenciales de la vida de Jesucristo, como Pablo. Entonces, podemos concluir de este pasaje que para ser apóstol uno tiene que tener un encuentro de cara a cara con Jesús, en la carne, como los primeros apóstoles, o en el Espíritu, como la tuvo Pablo.

Por los Hechos de los apóstoles, y las epístolas de Pablo, que los apóstoles eran líderes máximos de la Iglesia Primitiva, y que una de sus funciones principales era la de fundar nuevas iglesias. Si la biblia registra que ha habido mujeres en el resto de los 5 ministerios, ¿Por qué asumir que no hubo apóstoles mujeres? Inclusive en el mismo capítulo de Hechos 1:13-14 dice: “Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.”  En el aposento alto donde los apóstoles fueron a esperar la llegada del Espíritu Santo se encontraban mujeres, entre ellas María la madre de Jesús. Si había mujeres, definitivamente estas recibieron el Espíritu Santo, por ende predicaban, y testificaban a Jesucristo.

Teniendo en cuenta esta definición de lo que es el ministerio apostólico, y conociendo lo que la historia secular nos dice de Febe, es muy posible que Febe fuera un apóstol, por sus hechos. Si la biblia registra reinas como Ester, o jueces, que en aquellos tiempos servían como líderes políticos y espirituales de Israel, como Débora ¿Por qué no la existencia de una apóstol mujer?

El segundo ministerio al que tomaremos en cuenta es de los profetas. Este es, sin duda, en el caso de la mujer, el ministerio más fácil de proveer ejemplos tales como Débora (Jue. 4), Hulda (2 Cro. 34), Anna (Luc. 2:36-38), las cuatro hijas de Felipe (Hch 21:8-9), entre otras.

El tercer ministerio, el de los evangelistas, también, la biblia, nos hace mención de mujeres que fueron evangelistas. María Magdalena fue de las primeras evangelistas, ya que fue la primera persona que testificó sobre la tumba vacía. También la biblia registra a la mujer Samaritana (Juan 4) como una evangelista, pues llevó el evangelio a Samaria tras su encuentro con Jesús.

El cuarto ministerio es el ministerio de los pastores. La dama elegida a quien la epístola de 2 de Juan es dirigida es muy probable la pastora de la congregación, o una líder de importancia en la iglesia. Según cayadopastoral.com, “La terminología "SEÑORA" viene de la raíz griega KURIA, que es la forma femenina de KURIOS: significa un título de respeto: " suprema en autoridad" (en este contexto, probablemente se refiere a ella como la Pastora Anciana de la iglesia de su casa).”

Finalmente, el quinto ministerio es el ministerio de los maestros. Priscila es el ejemplo perfecto, pues la biblia registra en Hechos 18:24-28 que ella y su esposo Aquilas: “le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.”

No comments: