Saturday, May 26, 2012

Llamados a edificar el templo de Dios




“Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada”.

Hageo 1:2 (RV1960)

Dios llama a todos a edificar su templo. Pero ¿Cuál templo? ¿Un templo físico o un templo espiritual?  Por mucho tiempo Jehová ha llamado a la iglesia a construirle templo, pero muchos no han entendido el llamado. Cada día hay más y más cristianos religiosos que dicen ser y no son, por que su vida no da testimonio de Jesús, porque no han edificado templo para el Espíritu Santo.

Antes de continuar ¿Qué significa la palabra templo? Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra templo significa edificio o lugar destinado pública y exclusivamente a un culto. La palabra hebrea para templo es Beit Hamikdash que traducido significa la “la casa santa”.  También, la palabra hebrea para Tabernáculo, mishkan, significa casa de Dios.

Entonces, somos llamados a edificar una casa de Dios, pero ¿es una casa de Dios física o una espiritual? El templo que Dios desea que se edifique es primordialmente uno espiritual. Aunque, si hay que aclarar que el tercer templo será edificado en Jerusalén durante la Gran Tribulación, los cristianos estamos llamados a ser un templo viviente.


1 de Corintios 3:16-17 dice: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”. Según lo que leemos en este versículo, Dios le revela a Pablo que somos templos para él. Entonces ¿Dónde debemos edificar el templo? El templo que Dios quiere que cada cristiano edifique es en el corazón.

Ahora, para edificar un templo, tenemos que saber cómo lo vamos a edificar. Dios, es un dios de orden, y siempre da instrucciones claras y especificas de cómo, cuándo, y donde se hacen las edificaciones. Tres ejemplos de esto son el Arca de Noé, el Tabernáculo, y el Primer Templo. El tabernáculo fue el modelo para la construcción del templo.

Dentro del tabernáculo había unos objetos que vamos a discutir.

El primero de estos objetos lo era el Altar de Bronce (Éxodo 27), que se encontraba en el atrio. En el Altar de Bronce era donde se hacían los sacrificios de sangre para la expiación de los pecados.  Levítico 17:11 dice “porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.” Según leemos, la única manera de limpiar nuestras vidas del pecado es con el derramamiento de sangre. Los sacrificios de animales eran usados de esta forma, como símbolo del sacrificio que haría Jesús en la cruz.

Es entonces el Altar de Bronce un símbolo de Jesús. Dentro de nuestro templo tenemos que tener este Altar de Bronce, que lo colocamos al momento de aceptar a Jesús como nuestro salvador. Pero, recuerde, que este Altar de Bronce está en el atrio, o sea a la entrada del templo.

Como cristianos no podemos solamente dejar a Jesús en el atrio, pues en Apocalipsis 3:20 dice “he aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” ¿Estamos abriéndole la puerta de nuestro templo a Jesús o lo estamos dejando en el atrio?

En el atrio también se encontraba una fuente de bronce (Éxodo 30: 17-21), situada entre el Altar de Bronce y el Tabernáculo. Esta fuente era usada por los sacerdotes para lavarse sus cuerpos antes de entrar al Tabernáculo. Cuando un sacerdote iba a entrar al templo tenía que estar puro.  Esta fuente es representativa del Espíritu Santo, que nos santifica, limpia de los pecados y errores que cometemos, y nos permite entrar a la presencia de Dios. Es también un símbolo del Camino de Santidad (Isaías 35:8) que cada cristiano está llamado a caminar.  Fíjese, que habla de Camino con letra mayúscula, y no hace referencia al camino con letra minúscula. El Camino de Santidad es Jesucristo mismo, quien nos lleva en dirección del Padre, quien nos enseña cómo debemos caminar. Juan 14:6 dice “Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”Hebreos 12:14 dice “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”  La fuente de bronce es puesta en el momento que aceptamos a Jesús como nuestro Salvador y nos embarcamos en el Camino de Santidad.

Fíjese, que todavía no hemos entrado a la edificación del templo, que como ya mencionamos está en el corazón.  ¿Estamos dejando a Jesús en el atrio o estamos dejando que él entre a nuestro templo? Jesús es un caballero, y el no va a forzar a nadie a permitirle entrar de lleno en su corazón. Si nos limitamos con dejar a Jesús en el atrio, estamos cerrando la puerta a nuestro crecimiento espiritual.

En el Lugar Santo, que es el lugar antes del Lugar Santísimo y donde se entraba tras pasar el atrio, se encontraba el Menorá o candelabro de siete brazos (Éxodo 25:31-40),  la mesa de los panes de la proposición (Éxodo25:23-30)   y el Altar de Oro (Éxodo 30: 1-10).

 El Menorá, que era una lámpara de siete brazos de aceite, que tiene varios símbolos. El primero es el más sencillo, es una representación de Jesús, que es la luz del mundo tal y como dice Juan 8:12: “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Mientras Jesús está en el atrio, nuestro corazón está en tinieblas. Mientras Jesús esté en el atrio, no hemos edificado el templo, pues solamente hemos sido superficiales; no hemos permitido que Jesús sea nuestro Señor. Lo aceptamos como nuestro Salvador pero no le hemos dado su lugar de Señor.

Cuando permitimos que Jesús entre a nuestros corazones, entonces su luz llena nuestros corazones y empezamos a brillar como parte del cuerpo de Dios. Mateo 5:14-15 dice “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.”

El Menorá se pone en nuestro templo cuando decidimos abrirle la puerta a Jesús a nuestro corazón y darle el Señorío del mismo. O sea, cuando decidimos pasar por la Fuente de Bronce y coger el Camino de la Santidad para ser imitadores de Cristo. Cuando tomamos ese camino, entonces Jesús entra a nuestro corazón y empezamos a brillar, dejamos de estar en tinieblas; comienza la muerte al yo. 

El Menorá también contiene otro símbolo importante, relacionado con lo que ya mencionamos de la luz. El Menorá tenía 9 diseños de flores incrustadas en su diseño. Estas 9 flores representaban los 9 frutos del Espíritu. Gálatas 5: 22-23 dice “mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”  Esto es por que cuando Jesús empieza a ser Señor de nuestras vidas, y empezamos a caminar en Santidad, empezamos a florecer. Estos frutos nos embellecen y empiezan a contribuir al brillo que emanamos con la luz.

Los doce panes de la proposición tienen varios símbolos, pero principalmente quiero hacer hincapié en dos. El pan de la proposición era comido solamente por los sacerdotes. Jesús dijo en  Juan 6:35: “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.” Entiéndase, que los panes son símbolo de Jesús, y que nosotros, como sacerdotes tenemos que comer el pan de vida. En Mateo 26:26 dice “Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.”

Los panes los ponemos en nuestro corazón cuando tomamos la Santa Cena y cuando digerimos su palabra. Cuando empezamos a leer y escudriñar la Biblia, y le permitimos al Espíritu Santo enseñarnos, entonces, estamos digiriendo el pan de vida. En Mateo 4:4 dice “el respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”

El Altar de Oro, que estaba frente al velo que dividía el Santo Lugar del Santísimo Lugar, era donde se ofrecía incienso para Dios. Este altar representa dos cosas: la adoración y la oración.

El incienso representa las oraciones que cada uno hacemos ante Dios. Apocalipsis 8:3-4 dice “otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos.”

¿Qué es incienso? Es una preparación de resinas aromáticas vegetales, a las que a menudo se añaden aceites esenciales de origen animal o vegetal, de forma que al arder desprenda un humo fragante con fines religiosos, terapéuticos o estéticos.

El incienso que se quemaba frente al Santísimo tenía, como ya vimos en Apocalipsis, el fin de levantar las oraciones de los santos. También vemos esto en el Salmo 141:2: “Suba mi oración delante de ti como el incienso,  El don de mis manos como la ofrenda de la tarde.”

El incienso también es representación de adoración. Los magos que visitaron a Jesús en su nacimiento regalaron, entre otras cosas, incienso: Mateo 2: 11: “Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.”

Los cristianos estamos llamados a orar en todo momento (1 de Tesalonicenses 5:17), y de adorar a Dios en todo tiempo como dice en Salmos 34: “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca.” Cuando Jesús entra a nuestro Santo Lugar, y empezamos a brillar, empezamos a adorar a Dios de una manera que nuestra adoración es como un perfume agradable para él. Porque, al dejar de estar en pecado, y estar caminando en santidad, agradamos a Dios. Esto nos convierte en sacrificios vivos para Dios.

Romanos 12: 1 dice “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.”

Cuando caminamos imitando a Jesús, y damos un buen testimonio, estamos adorando a Dios. Cuando nos separamos para Dios, y vivimos en santidad, presentando nuestro cuerpo como sacrifico vivo, estamos adorando a Dios. La adoración va mucho más de unos cánticos y música en el culto.

Pero ¿estamos dejando a Jesús solamente en el Santo Lugar, o estamos dispuestos a dejarlo entrar al Santísimo? En el Santísimo se encuentra el Arca del Pacto, que entre diferentes cosas, se encontraban las tablas de la ley. Cuando permitimos que Jesús entre al Santísimo, o sea, lo más profundo de nuestro corazón, estamos entrando en un pacto con Dios. El Arca del Pacto es el símbolo del pacto de Dios con cada cristiano, más allá de los diferentes pactos que Dios llama a cada persona hacer en su debido momento.

Jeremías 31:33 dice “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.”

La ley de Dios está escrita en nuestro corazón cuando permitimos que Jesús, que es nuestro sumo sacerdote, entre al Santísimo lugar. Es en el Santísimo donde nosotros entonces tenemos comunión con Dios Padre. Pero, solamente podemos llegar a esta comunión cuando Jesús es nuestro Salvador y Señor.

Juan 14: 6 dice “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.”

En resumen de esta primera parte:

1.       Cuando venimos a los pies de la cruz, Jesús está en el atrio de nuestro templo tocando a nuestra puerta.
2.       Cuando nos encaminamos por el Camino de Santidad, abrimos la puerta a Jesús al Santo Lugar y a que el Espíritu Santo entre a nuestra vida a limpiarnos y purificarnos. Es aquí donde la luz de Jesús empieza a brillar y nuestra vida empieza a dar los Frutos del Espíritu. Empezamos a convertirnos en sacrificios vivos, adorando a Dios en todo momento.
3.       Cuando ya somos sacrificios vivos, entonces Jesús nos presenta al Padre en el Santísimo lugar, donde tenemos la ley escrita en nuestro corazón y entramos en comunión con Dios Padre.

Cuando tenemos esa comunión con Dios, entonces la Shekinah de Dios habita dentro de nuestro templo. La palabra hebrea Shekinah significa habitar, posarse, o morar. Era llamada así la nube de Dios que moraba en el Tabernáculo. Cuando nuestro caminar es en santidad, y hemos permitido que Jesús entre a nuestro Santísimo como sumo sacerdote, y Señor de nuestras vidas, el Espíritu Santo de Dios habita dentro de nosotros. A medida de que nos vallamos acercando más a Dios, el Espíritu Santo comienza sanarnos, darnos alerta, y revelarnos la voluntad de Dios. Tal y como dice 1 de Corintios 3:16, la Shekinah de Dios empieza a morar en nosotros.

¿Qué pasa cuando pecamos contra Dios? Entonces estamos ensuciando la casa del Espíritu Santo.  2 Corintios 6:14 dice “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”Cuando dejamos la santidad por los anhelos de la carne, estamos teniendo comunión con las tinieblas, o sea, pecamos. Cuando pecamos, el Espíritu Santo no puede estar dentro de nosotros, porque donde Dios mora no hay tinieblas.

¿Cuáles son, entonces los frutos de la carne que nos apartan del Camino de Santidad? Gálatas 5:19-21 dice “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

¿Estamos edificando templo a Jehová, a usted mismo o a Satanás?

Hageo 1:3-10 dice: “Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: ¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos. Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová. Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa. Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos.”

Thursday, May 24, 2012

La homosexualidad y la visión de Dios sobre la misma



»Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Ésta es la segunda muerte».
Apocalipsis 21:8 (NTV)

¿Qué es la homosexualidad? ¿Una condición genética? ¿Un trastorno psicológico? ¿O será la homosexualidad una maldición generacional por el pecado de perversión? Ciertamente, como he mencionado en estudios anteriores, la homosexualidad es una manifestación de la perversión.

Pero, antes, veamos lo que dice el conocimiento secular al respecto. Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra homosexualidad es definida como inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo; práctica de dicha relación. Entonces, según el mismo diccionario, el homosexual es dicho de una persona con tendencia a la homosexualidad. La página diccionario.com define homosexualidad como atracción sexual que una persona siente hacia otra del mismo sexo; Práctica sexual que se da entre personas del mismo sexo.

Entonces, la homosexualidad es una atracción hacia otro miembro del mismo sexo. La pregunta es ¿Cómo y por qué se da esta atracción?  Muchos afirman que los homosexuales nacen teniendo esta atracción biológicamente. En un artículo de lifesitenews.com,  Francis S. Collins, director del Instituto Nacional de la Salud, y uno de los investigadores principales del Proyecto del Genoma Humano dijo que “la orientación sexual es influenciada pero no es predeterminada por el ADN, y los genes que están envueltos representan predisposiciones y no predeterminación.” Entiéndase que los individuos no nacen siendo homosexuales, pero si nacen con una predisposición.

Esta predisposición, es lo que la biblia llama maldición generacional. Cuando se añade la verdad espiritual podemos tener una visión más amplia sobre el tema.

Éxodo 20: 4-6 (RVR1960): “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” Fíjese, que Dios hace claro que visita el pecado de los padres hasta la tercera y cuarta generación.

Una maldición generacional es aquel tipo de pecado que se repite una y otra vez en la familia, es una puerta abierta en las vidas de las personas que permite que los espíritus inmundos puedan poseer, si no son cristianos, o zarandear a los que son cristianos. Por ejemplo, si en la familia hay muchos suicidios, podemos inferir que en esa familia hay una maldición generacional en torno al suicidio. Dejando claro, que por que exista esta maldición generacional, no significa que el individuo no tiene la potestad de decidir si va a escuchar la voz del espíritu inmundo que está seduciéndolos a cometer el pecado. Hay maneras de cómo romper estas maldiciones pero eso ya se ha discutido en otros estudios.

Romanos 1:26-28: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;”. Este pasaje del libro de Romanos vemos que Dios entregó la mente del hombre por que no le tuvieron en cuenta. Inclusive el versículo 22 dice que fueron sabios en su propio entendimiento. Entonces, los que practican el homosexualismo, pecan contra Dios ya que practican la egolatría, pues profesan conocer más que Dios. La egolatría es un tipo de idolatría, y por consiguiente recae sobre ellos una maldición generacional.

Romanos 3:21-24: “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;  la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,”. Aquí vemos que todos los seres humanos que viven o han vivido en la tierra son pecadores. Pero cuando aceptamos a Jesucristo como salvador y señor de nuestra vida, somos justificados ante el Padre, lo que permite que el Espíritu Santo entre a nuestras vidas y comience a restaurar nuestra vida.

Si Jesús no es nuestro Señor, entonces el Espíritu Santo no puede entrar a restaurar y cambiar la naturaleza pecaminosa por la naturaleza de santidad.

Entendiendo que la homosexualidad es una maldición generacional que abre puertas en las vidas de las personas entonces entendemos por qué es abominación para Dios. La palabra abominable, según la Real Academia Española, significa que desagrada profundamente.

En Levítico 18 Dios das leyes que prohíben los actos de inmoralidad que su pueblo no debe hacer.  Levítico 18:22 dice “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”. Aquí la más clara prohibición de la acción de sexo entre miembros del mismo sexo. Como vimos en Romanos 1 tenemos otro pasaje donde Dios declara la homosexualidad como contra naturaleza.

El libro de Bruce Bagemihl Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity, publicado en el 1999, describe diferentes especies que han evidenciado que la homosexualidad no solo se da en los seres humanos. La Biblia demuestra que los espíritus inmundos no solo vienen a destruir a la humanidad, sino a toda la creación de Dios. Inclusive, los evangelios demuestran que los espíritus inmundos pueden poseer animales.

Marcos 5: 11-13: “Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron”.

El versículo anterior es parte de la narración sobre el endemoniado gadareno. Vemos claramente que los demonios pidieron permiso para entrar a los cerdos. Entonces, ¿Por qué es tan difícil pensar que los espíritus inmundos o demonios no pueden poseer o afectar animales? El mundo espiritual es más poderoso y real que el físico y es imperativo que todos los cristianos comiencen a entender que ee mundo afecta al mundo físico.

El homosexualismo es un pecado, y tiene sus consecuencias, como todos los demás pecados la muerte. ¿Qué muerte? No es la física, sino la espiritual. Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Hay un sin número de ejemplos en la ley mosaica que los practicantes del homosexualismo deben ser ejecutados. Esto era un símbolo de la consecuencia del pecado, pero tras el sacrificio de Jesús en la cruz, y su resurrección ya no hay necesidad de ejecutar, ni de hacer sacrificios de animales.

Solamente Dios es el único que puede juzgar los corazones del hombre. Como hijos de Dios, estamos llamados a mostrar amor incondicional a todos los pecadores, para servir de lumbreras de aquellos que están en las tinieblas. El Espíritu Santo es quien liberta y transforma vidas, nosotros estamos llamados a amar y orar por estas personas para que Dios los fortalezca y ellos  puedan ser libre de las cadenas de la perversión.

Todo cristiano que discrimine, o rechace a los homosexuales se acarrea juicio contra su propia vida, porque somos llamados amar. El promulgar desde los púlpitos el odio y el rechazo de estas vidas es igual de abominable que las acciones pecaminosas de los homosexuales.

Hay muchos testimonios de homosexuales que han sido libertados de su condición por Dios. Aquí les dejo uno de los muchos testimonios que se pueden encontrar en YouTube.






Tuesday, May 22, 2012

Sueño del martes 22 de mayo


En la mañana del martes 22 de mayo de 2012, tuve un sueño. Parado en la Academia Wesleyana en Guaynabo entre miembros de mi clase graduanda escuché un gran ruido en el cielo. La escuela estaba desierta, y vi como las aguas empezaban a inundar las facilidades. Escuchaba como si fuera una transmisión de emergencia de radio una alerta de tsunami para Puerto Rico, Islas Vírgenes, el norte y este de la República Dominicana, norte de Haití, norte y este de Cuba, el este del estado de la Florida, Georgia, las islas Bahamas, la isla de Bermuda y el resto de la costa este de los Estados Unidos.

En el sueño podía ver como si fuera de día, como si una luz irradiara de atrás de mí, pero era de noche por que no había estudiantes en la escuela. Vi como cuatro enormes olas chocaban contra la costa de Puerto Rico y escuchaba los gritos de terror de todos los que estaban en las costas. La magnitud de la fuerza con la que chocaban estas olas era de tal, que entraba por los ríos hacia adentro, afectando las áreas aledañas a ríos y riachuelos.

Toda la avenida Felisa Rincón de Gautier, que pasa por detrás de la Academia Wesleyana estará inundada y bajo las aguas. Vi a muchos tratando de escapar en carros, tratando de cruzar el puente que está al lado del Video Avenue del camino Alejandrino  siendo arrastrados por la corriente que había sobre pasado el puente.

Escuchaba la voz de Dios despertándome, y pensaba que esto que soñaba ocurría en ese instante. Tras realizar que era uno de los sueños más vivos que he tenido en mi vida, el Espíritu Santo me inquietaba para escribirlo. 

Thursday, May 17, 2012

Open letter to the membership of the Puerto Rico Statehood Students Association


To all students affiliated to PRSSA that will be voting tomorrow:

I write to encourage all of you to take a vote tomorrow and let your voice be heard. The most fundamental right in a democratic society, like the one we claim to live in, is the right to vote. Tomorrow, you will choose 5 members that will lead the National Board of the PRSSA on an historic semester, as we approach the Status plebiscite.

As the incumbent National Associate Vice-President I want to urge you all to choose wisely. You must not choose based on friendships, nor on contacts, but choose the candidates that will be actively involved in helping re build the chapters in Puerto Rico. Many of the candidates, emulating many of the candidates in the colonial political system, will promise to do a lot of thing, and will do 1 or 3 things of that list.

You will probably never meet the entire National Board in person, because those that are in the States rarely come to Puerto Rico to do anything of significance locally. Some in the National Board only work to advance “the cause” when they see their position in the NB being threatened. It is important to have a presence in the mainland, but the hard work is to be done here.

I also warn you of the following. There are some in the National Board that are only interested in advancing their own political growth within the party system, whether that is the NPP, the Republican or Democratic Parties. 3 years of said attitude has led PRSSA down a path of very little membership, to the point that one of our main missions, the promotion of the absentee vote campaign, is being led by a new organization done to fill in the space left by the PRSSA.

Please talk to all the candidates, and ask them what their plans are, and if their running for re-election as a member of the National Board, ask them what they have done in the National Board.

I leave with my head held high, as I have been able to do some of the goals I set myself to do throughout this year. I participated in a vigil prior to President Obama’s visit to the island last summer; I helped organize the forum with the current Secretary of State, the Hon. Kenneth McClintock, last fall; I contacted several students in different campuses to establish chapters in the island, most being unsuccessful.  I also helped organize the state meeting with the current National Secretary, Josué Rivera, in the UPR Bayamon.  

What this organization needs is to go back to its grassroots roots. We need to make the members feel that this is their organization and that they have a say in what goes on. We need to rescue the chapters of Rio Piedras, Humacao, and Mayaguez. We need to have hands on leaders, and not just leaders in title. A leader is not defined by the title they hold, but by the initiative and hands on work they do. Do not vote for someone just because you’re told. If you don’t agree with a candidate vote NO, and if you do vote YES.

I will be available to help anybody out next semester that needs my help, regardless of whom they are.

I wish the best to all of you, and hope you all pick wisely.

Signed,

-Edwin R. Jusino-

Thursday, May 10, 2012

Falta de poder político del ELA pone en riesgo a Medicaid



Edwin R. Jusino
Jueves 10 de mayo de 2012

Según publicó hoy el portal Noticias 24/7, los fondos Medicaid, de donde salen los fondos del programa Mi Salud, fueron recortados. Unos $5,000 millones que llegan a Puerto Rico fuern eliminados por parte de la Cámara de Representantes federal. A continuación la nota de Noticias 24/7:

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó la medida que recortaría a Puerto Rico $5,000 millones de fondos Medicaid con los que se mantiene el plan local Mi Salud.

Con una votación de 218-199, la medida fue aprobada a pesar que han surgido informes que apuntan a un veto de la Casa Blanca al proyecto, que aún enfrenta el cedazo senatorial.

También se ha augurado que no prosperará en el Alto Cuerpo federal.

Aunque, efectivamente, se espera que el proyecto no prospere en el Senado, que es controlado por la mayoría del Partido Demócrata, el asunto pone en perspectiva la falta de poder del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

No es solo los fondos de Medicaid, sino que también han sido los recientes cortes de la Beca Pell, entre otros. Puerto Rico no tiene ni voz ni voto en estas decisiones transcendentales. Puerto Rico solo tiene 1 cabildero electo, el Comisionado Residente, con voz (a veces), pero sin voto, que no tiene poder político.

Si Puerto Rico fuese un estado en plenitud de derechos bajo la Constitución de los Estados Unidos de América, tuviera 5 congresistas que hubiesen podido negociar y adquirir votos para derrotar dicha medida. 5 congresistas que tienen el poder de convencer en el pleno de la Cámara durante los debates, 5 congresistas que pudieran votar en contra de la medida.

Por otro lado, como conservador fiscal que soy, comprendo que la decisión de la Cámara está acertada. ¿Por qué el Congreso debe mantener a un territorio que no paga contribuciones federales, y que por ende, no contribuye al Tesoro Federal? En Puerto Rico hay familias que dependen de los fondos de Medicaid para poder subsistir. Una mala práctica, incentivada por décadas de gobiernos demócratas, pero que ciertamente por el bien de estas familias hay que luchar por mantener esos fondos. El problema, y la solución del mantengo, es uno complejo el cual dejaré para otra columna.

En Puerto Rico, según el Nuevo Día, la mayoría de las personas encuestadas votarían en contra del cambio de status, y luego, de cambiar el estatus, aceptarían un Estado Libre Asociado Soberano, que en realidad es una Libre Asociación. Por consiguiente, una mayoría del pueblo desearía la independencia traída por la cocina, pues el mismo periódico afirma que el pueblo no entiende el plebiscito.

Es el momento de comenzar a educar sobre los pros y los cons de la estadidad y la independencia, por que se tiene que tomar una decisión por el bien de Puerto Rico lo más pronto posible. 

Tuesday, May 8, 2012

Llamados a caminar en Santidad


Por: Edwin R. Jusino

“Seguid la paz con todos, y la SANTIDAD, sin la cual nadie verá al Señor”.
Hebreos 12:14

Muchos se preguntan cómo pueden ver a Dios. De hecho, muchos exigen poder ver a Dios como prueba de su existencia. Pero, ¿Cómo pretenden ver a Dios sin Santidad?  Éxodo 33: 18-23 dice:

“El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria. Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente. Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.  Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro.”

Moisés fue el único a quien Dios permitió ver su espalda, en el momento histórico del éxodo de Egipto, por que Moisés era el único que caminaba en la santidad que el demandaba. Ahora, ¿Qué es Santidad?

Según la Real Academia Española la palabra Santidad significa cualidad de santo. Santo, por otra parte, significa perfecto y libre de toda culpa, que está especialmente dedicado o consagrado a Dios. Muchos piensan que para ser santo, uno debe estar muerto y equivalen ser santo con la perfección. Pero, como ya mostramos en el ejemplo anterior, Moisés no estaba muerto, y sabemos que Moisés no fue perfecto. De hecho, Moisés fue un asesino, y posteriormente un  hombre cuyo carácter colérico causo que desobedeciera a Dios y no se le permitiera entrar a la tierra prometida.

Entonces, según el significado de la palabra santo, estamos llamados a ser perfectos y libre de toda culpa, dedicados y consagrados a Dios. ¿Es posible ser perfectos? La palabra perfecto, según la Real Academia Española, significa que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia en su línea, que posee el grado máximo de una determinada cualidad o defecto. En otra palabra, cuando Dios nos demanda santidad, busca que seamos excelentes, y no mediocres.

2 Corintios 7:1: “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

Está en nosotros en lograr la perfección, lo cual incluye, como dice 2 de Corintios 7:1, la limpieza de toda contaminación de carne y de espíritu. Fíjese que dice, limpiémonos, no dice que Dios nos limpiará. Es por eso, que nosotros mismos tenemos que mantenernos limpios de lo que contamina la carne y el espíritu, entiéndase como pecado. Cuando uno está en pecado la visión espiritual es nublada, y nuestros sentidos son des agudizados  a la voz del Espíritu Santo.

Ahora, es fácil decirlo que hacerlo, como dice el refrán popular. Igualmente, nadie es perfecto,  la misma Biblia dice en Romanos 3:23: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. Dios sabe que no somos perfectos, pero cuando nosotros buscamos de su presencia, y buscamos consagrarnos para Dios, entonces el hará como dice 2 de Corintios 12:9:

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”.

¿Cómo logramos la perfección? Para lograr la perfección se necesita dos elementos. El primero la disposición de un corazón que reconoce el Señorío de Jesús en su vida, y consagrándose. ¿Qué significa consagrar? Consagrar según la RAE es, dicho de una autoridad competente: Reconocer o establecer firmemente algo, dedicar con suma eficacia y ardor algo a determinado fin, dedicar, ofrecer a Dios por culto o voto una persona o cosa. Para consagrarse hay que dedicarse a obedecer a Dios, buscar su presencia, tener una relación íntima con el Señor.

Isaías 35:8: “Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de SANTIDAD; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará”.

El pasaje anterior de Isaías 35 habla del Camino de Santidad. Dios desea que caminemos en santidad, y para caminar en santidad tiene que existir un Camino de Santidad. Fíjese, que habla de Camino con letra mayúscula, y no hace referencia al camino con letra minúscula. El Camino de Santidad es Jesucristo mismo, quien nos lleva en dirección del Padre, quien nos enseña cómo debemos caminar. Juan 14:6 dice “Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

Juan 1:18 dice “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.” Si no conocemos a Jesús, no podemos ver al Padre. Pues es Jesús quién lo da a conocer. Si no tenemos una relación íntima y personal con Jesús es imposible llegar y conocer al Padre. Para tener una relación íntima con Jesús, hay que consagrarse, buscar tiempo a solas con él. A la vez que vamos haciendo esto, a la vez que vamos obedeciendo a Jesús, vamos “perfeccionando la santidad en el temor de Dios”. En 1 Corintios 11:1 dice que “SED imitadores de mí, así como yo de Cristo”, lo que significa que para caminar en santidad hay que ser como Jesucristo.

En otras palabras, hay que amar a nuestros enemigos, hay que perdonar a los que nos persiguen, hay que obedecer la ley, la cual Jesús vino a cumplir, y resumió en dos mandamientos: amar a Dios sobre todas las cosas y amar a tu prójimo como a ti mismo. 2 Corintios 10 dice: “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne”. Aunque vivamos en este mundo, hay que buscar hacer la voluntad de Dios en todos los aspectos de nuestra vida, esforzándonos para  caminar en el Camino de Santidad. A la vez que nosotros pongamos de nuestra parte, Dios, como alfarero, nos irá moldeando y perfeccionando a la manera que él entiende que es mejor, no a nuestra manera.

Caminar en santidad es morir a nuestra voluntad como dice en Gálatas 2:20: “y ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí. Y la vida que ahora vivo en el cuerpo, la vivo por mi fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a la muerte por mí.”

Monday, May 7, 2012

Camino al Calvario



¿Cuánto fue el precio, de tu sangre preciosa?
Un beso amargo y  traicionero
Te llevó a ser latigado, desgarrado
Apuñalado y avergonzado.

Merecedores no somos
De tan grande misericordia;
Por espinas ser penetrado
Tan largas como un dedo.

Una cara desfigurada
Por legionarios azotada
Gotas de sangre cayendo
Como lágrimas de amargura.

Camino al Calvario vas
Con grilletes y cadenas
Entre hombres y espíritus
Que te escupen y abofetean.

Camino al Calvario vas
Recogiendo el pecado del mundo
Los músculos de tu espalda
Siendo quemados por el sol

Camino al Calvario vas
Sobre tus hombros un madero
El peso de la muerte sobre el madero
Convirtiéndote en maldición por amor.

Tus piernas desgastadas
Cada paso es una eternidad
Cada segundo es un milenio de tiempo
Cada respiro lleno de perdón.

Como un cordero
Llevado al matadero
Como un León sacrificado
Y mutilado.

¡Oh Luzbel!
Frotabas tus manos
Saboreando aparente victoria
Salivando ¡Oh Luzbel!

Pensabas que el madero
Sería su final;
Alineaste tus huestes
Camino al Calvario

El hierro caliente
Penetró sus muñecas
El hierro caliente
Penetró entre sus falanges

Pero la muerte no fue tu final
Tú venciste a la muerte
O Jesús
Y ahora vives dentro de mi corazón.