Friday, December 21, 2012

Cristianismo: Un resumen práctico


En este artículo intentaré de resumir lo básico del perfil de lo que debemos ser los cristianos y lo que no debemos ser. La forma en la que se presentará será contestando preguntas

¿Qué es un cristiano? Según el diccionario de la Real Academia Española un cristiano es aquel  que profesa la fe de Cristo. Según diccionarios.com la palabra cristiano significa aquel que profesa el cristianismo.  Pero, ¿qué dice la biblia que es un cristiano? En Marcos 16:15-18 dice “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.”

Un cristiano es aquel que cree en Jesucristo y obedece las órdenes de Jesús. Aquel que no cree en Jesucristo no es salvo, tal y como dice el versículo presentado. Pero quiero hacer énfasis en la parte de obediencia. Si Jesús nos ha enviado a todos los que creemos en el a predicar a Jesucristo por todo el mundo, hay que ser imitadores de Cristo. Por eso Jesús mismo dice que las señales que seguirán a sus seguidores son: “En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.” 

El apóstol Pablo dice en 1 de Corintios 11:1: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” ¿Qué, entonces, significa esto? Que los cristianos debemos ser imitadores de Jesucristo, o sea, tener la mentalidad que tuvo Jesús. ¿Cómo entonces sabemos cuál es la mentalidad de Jesucristo? Hay dos maneras de saberlo, y ambas van de la mano. La primera es estudiando la biblia a profundidad, no solo leyéndola, sino que entrando analizarla y digerir lo que dice. La segunda es por medio de la revelación directa del Espíritu Santo, tras el bautismo del Espíritu (1 de Corintios 2:6-16).

Esto nos regresa al versículo introductorio de esta sección Marcos 16:16: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo;”. Esa referencia ha bautizado, analizada en el contexto del versículo completo, se refiere al que recibe el bautismo del Espíritu Santo, por que más adelante en el versículo 17 dice: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;” Las nuevas lenguas son uno de los dones del Espíritu Santo, que se reciben tras recibir el bautismo del Espíritu Santo; como también el don de sanidad, que también es mencionado en este pasaje. Claro está, no todo el mundo tiene el don de lenguas, sanidad o cualquiera de los otros dones espirituales mencionado o no, pero es interesante como Marcos pone ese don, en representación de los dones del Espíritu Santo, luego del bautismo. Si Jesús hubiera dicho sobre las señales previas hablar del bautismo, se pudiera entender como solamente el bautismo de las aguas. Pero, en este contexto, se tiene que entender que hacía referencia a ambos bautismos, el de agua como el de fuego.

Marcos también dice que el que creyere será salvo. Pero previo a este versículo también Jesús ordena que se predique el evangelio. Pablo en su epístola a los Romanos 10:8-10 dice: “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”

En resumen de esta sección: Un cristiano es un individuo que ha confesado que Jesús fue levantado de entre los muertos, que su sacrificio fue por la redención de nuestros pecados y que cree en esa confesión de corazón, por lo cual ha dicho al Espíritu Santo que venga a morar en su cuerpo, y ha sido bautizado por el Espíritu Santo. Este individuo tiene la autoridad para echar fuera demonios, y tiene dones espirituales. Su deber es el de predicar el evangelio a toda persona, y vivir una vida en santidad, tal y como la vivió Jesús.

Desafortunadamente en la iglesia del Siglo XXI existen dos tipos de cristianos: el cristiano carnal y cristiano espiritual. El cristiano carnal es aquel individuo que profesa ser cristiano, pero no actúa como tal. Apocalipsis 2:9 dice “Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás.” Estos que dicen ser y no son,  son pobres en el espíritu, por eso son carnales. Su enfoque está en lo material, en lo temporal y no en lo espiritual. Juzgan todo con su propia sabiduría y no con la de Dios. Son como los fariseos, que no hacían lo que predicaban. Son personas de doble vida, aparentando ser una cosa, pero actuando de otra.

Por su parte, el espiritual es aquel que realmente vive lo que predica. Es aquel que es perseguido por su testimonio en Cristo. Mateo 5:10-12 dice: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” El espiritual es aquel que busca estar en la presencia de Dios y busca agradar a Dios en todo lo que hace. Es aquel que ha dado dominio completo de su vida a Dios.

No comments: