Thursday, November 8, 2012

Las consecuencias espirituales de la mundanalidad:



Jueves 8 de noviembre de 2012

-“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni eres caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tu eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”-
Apocalipsis 3:15-17

Orad sin cesad, dice una porción bíblica. Jesús en muchas ocasiones nos advierte los peligros de la amistad con el mundo.

Mateo 5:14-16 dice “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”

También en Mateo 7:24-27: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.”

La vida espiritual de un cristiano debería ser lo más importante en su vida. Pues, la vida espiritual es nuestra relación con Dios, y más allá de eso, nuestra relación con Dios se basa en dos cosas:
-          Aceptación de Jesús como nuestro Salvador
-          Aceptación de Jesús como nuestro Señor.

Para muchos creyentes es extremadamente fácil la primera de estas dos. Pero la segunda es la más difícil, y en la que muchos no logran pasar. Pues, el mismo Jesús dice en Mate 7: 13-14: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”

Cuando un cristiano logra hacer ambos requerimientos, logrará entrar plenamente por el camino de la vida. Ciertamente, la salvación solo requiere de aceptar a Jesús como nuestro Salvador, pero si no lo aceptamos como nuestro Señor, podemos perderla. Es como recibir un regalo, abrirlo, y luego dejarlo cogiendo polvo, tomando una actitud de malagradecidos.

Ciertamente, aquel cristiano que no de fruto, será cortado del árbol de la vida, que es Jesús. Mateo 7:21-23 dice “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

Entonces, ¿Qué pasa cuando descuidamos nuestra vida espiritual, y vivimos una vida carnal y mundana?

Retomemos parte del versículo de entrada (Apoc. 3:15-17). “Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tu eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Observemos que Dios Padre dice que aquellos creyentes que dicen poder vivir, sin la ayuda, sin hacer la voluntad de Dios, se han envanecido diciendo que son ricos por sus propios méritos y no necesitan nada. Pero la realidad es que son desventurados, miserables, pobres, ciegos y andan desnudos.

Según el diccionario de la Real Academia Española la palabra desventurado significa desgraciado, que padece desgracias, desafortunado; cuitado, apocado, sin espíritu, avariento, miserable.

Igualmente la palabra miserable significa desdichado, infeliz. Abatido sin valor ni fuerza; mezquino (que escatima en el gasto), perverso, abyecto, canalla.

La palabra pobre por su parte significa necesitado, que no tiene lo necesario para vivir, infeliz, desdichado, triste, corto de ánimo y de espíritu.

Ciego, por su parte, significa, privado de la vista, poseído con vehemencia de alguna pasión.

Finalmente desnudo significa sin vestido, muy mal vestido o indecente; falto de recursos, sin bienes de fortuna.

Entonces, cuando no necesitamos de Dios, y decidimos vivir una vida según nuestra propia voluntad, lo primero que ocurre es que somos cegados al mundo espiritual. Segundo, nuestras vestiduras espirituales, que recibimos al momento de recibir a Jesús como nuestro salvador, se caen y nos quedamos desnudos. O sea, las vestiduras de santidad, se destruyen por causa del pecado.

Veamos Génesis 3:7: “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.”

Tal y como Adán y Eva se encontraron desnudos, al nosotros querer hacer nuestra voluntad, los vestidos de santidad, que sin ella nadie verá a Dios, son removidos. Entonces nosotros mismos nos cubrimos en vestidos de mundanalidad.

Esto entonces significa que la cobertura de Dios es removida para con nuestra vida y llegan ayees y dolores para nuestra vida. Nos convertimos en pobres espirituales, e infelices. ¿De qué nos vale ganarnos el mundo si perdemos la salvación?

Veamos más en específico algunas consecuencias de una vida mundana.

1.       Pobreza- Proverbios 21:17: “Hombre necesitado será el que ama el deleite, y el que ama el vino y los ungüentos no se enriquecerá”
2.       Seguridad Falsa: Isaías 47: 8-9: “Oye, pues, ahora esto, mujer voluptuosa, tú que estás sentada confiadamente, tú qué dices en tu corazón: Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré viuda, ni conoceré orfandad. Estas dos cosas te vendrán de repente en un mismo día, orfandad y viudez; en toda su fuerza vendrán sobre ti, a pesar de la multitud de tus hechizos y de tus muchos encantamientos.”
3.       Aridez Espiritual: Lucas 8:14: “La que cayó entre espinos, estos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.”
4.       Presunción: Lucas 12: 18-20: “Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, mucho bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?”
5.       Mortandad Espiritual:
a.       1 de Timoteo 5: 6: “Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta.”
b.      2 de Timoteo 3:4: “traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites mas que de Dios”
c.       Tito 3:3: “Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias, y deleites diversos, viviendo en malicia y en envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.”
d.      Santiago 5:5: “Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado y vuestros corazones como en día de matanza.

Es tiempo de ir tras el Camino deSantidad. Pues sin santidad nadie verá a Dios (Hebreos 12:14). Para tener una vida espiritual saludable, lo más importante que hay que hacer es obedecer a Dios, creyendo en fe que él sabe lo que hace, y que todo obra para bien.

No comments: