Tuesday, September 25, 2012

El apóstol Pablo: ¿realmente machista o caso de malinterpretación?


Edwin R. Jusino

Tras varias conversaciones que he estado  teniendo recientemente sobre el “rol” de la mujer en la iglesia, y la manera machista tradicional que ha enseñado la iglesia las enseñanzas del apóstol Pablo, decidí  buscar más información sobre el tema.

En mi caso personal, desde que soy evangélico, siempre he visto que las mujeres tienen un rol protagónico en el liderato eclesiástico.  Inclusive, tengo tanto pastora como pastor, y mi maestro en el discipulado es una mujer. Por ende siempre he chocado con la idea tradicional que leía en la biblia.

Según he ido descubriendo, leyendo el libro What Paul Really Said About Women: An Apostle’s Liberating Views On Equality in Marriage, Leadership and Love la iglesia ha ido perpetuando una enseñanza errónea sobre lo que verdaderamente enseño Pablo. ¿Cómo es posible que el apóstol que describió perfectamente el amor en 1 de Corintios 13:4-8, pueda inferir que las mujeres son inferiores a los hombres?

Presentaré el mismo versículo que el autor del libro, el pastor John Temple Bris, usa como versículo introductorio: Gálatas 3:28: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.”

Entonces, ¿Cómo es que se ha usado las enseñanzas del apóstol para validar el machismo? Según Temple, en la introducción del libro, describe que cuando el tradujo la versión inglesa de nuevo al griego, no cuadraba con la versión original griega. Es decir, el significado de la palabra fue cambiado en la traducción del griego al inglés. Por consiguiente, lo que Pablo intentaba decir, no era lo que se entendía, pues fue perdido en la traducción.  Evidentemente la idea que Pablo intentaba de explicar usando ciertas palabras, al ser traducidas, se perdieron, porque en inglés la palabra significa otra cosa; significados que Pablo deliberadamente, según explica el autor, había rechazado.

Entonces ¿Cómo es que llegamos al problema de la malinterpretación de lo que Pablo quería decir? Todo comienza, precisamente, en aquellos  a quien Pablo le predicaba, los griegos. Los griegos venían de una cultura helenística, basada en las enseñanzas de Sócrates, Platón y Aristóteles.

Temple escribe en la página 4 del texto que fue Sócrates quien inmortalizó el rechazo de la sociedad ateniense a la mujer. Sócrates en varias ocasiones, según revela el autor, se refería a la mujer como el más débil de los sexos. Ciertamente, Sócrates promocionaba la educación de la mujer, para que al igual que una perra puede hacer lo mismo que un perro pastor, pudieran contribuir a la carga de la sociedad. Pero, según Platón escribió en La República, Sócrates pensaba que las mujeres, en general eran más débiles que los hombres.

“¿Conoce usted algo practicado por la humanidad en donde el sexo masculino no es mejor que el sexo femenino?”
-Sócrates-


Según consta la historia, la misma que es explicada por el autor en la página 5 del texto, la sociedad ateniense del mundo helenístico se podía comparar con la sociedad musulmana de la modernidad. En esencia, la mujer era relegada a la casa, y no participaba de la vida pública. Según Xenofón, uno de los discípulos de Sócrates, la mujer ateniense ideal era una que “viera lo menos posible, escuchara lo menos posible, y preguntara lo menos posible”.

Curiosamente, la sociedad ateniense contrastaba significativamente con la de sus rivales del Peloponeso, Esparta. Pero fue de Atenas, y no Esparta, de quien el mundo occidental, y por consiguiente la Iglesia, heredó esta visión machista sobre la mujer. El autor hace referencia a Esparta en la página 9 del texto.

En la visión Aristotélica, la mujer no era diferente a un esclavo. La diferencia, habla el autor en la página 6, entre un esposo y una esposa, según la visión aristotélica, es la relación que tiene el cuerpo del hombre a su alma. El hombre es para su esposa lo que el alma es para el cuerpo físico, destinado a comandar y guiar los brazos y piernas con sabiduría e inteligencia. Las ideas de Aristóteles, revela el autor del texto, fueron la base de la creencia de que los hombres eran superiores a las mujeres, al dar una fuente de autoridad sobre las mismas debido a sus estudios empíricos de la naturaleza.

En la página 8 del texto encontramos al autor explicando la influencia de los Estoicos al pensamiento filosófico de los griegos a quien Pablo le escribía. Zeno, el fundador de la escuela estoica, promovía el ascetismo y el celibato en la búsqueda de la verdad. Estos valores serían adoptados por la Iglesia en los siglos subsiguientes.

Tanto la filosofía de Socrates, Platón y Aristóteles, como el pensamiento estoico contradicen lo que Pablo enseñaba. Desafortunadamente, la historia nos enseña, que fueron estos pensamientos filosóficos los que perduraron a través de los siglos hasta los tiempos de Pablo y el Imperio Romano.

El contraste entre los conversos griegos y los judíos es notable. Los judíos, según explica Temple en la página 14 del texto, tenían una visión diferente de la mujer en los notables ejemplos de Rahab, Rut, Tamar, Débora, Jael, y Judit.

Proverbios 31: 10-19 dice: “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida. Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos. Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos. Se levanta aun de noche Y da comida a su familia Y ración a sus criadas. Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos. Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos. Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche. Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca.”

Como se ve en este versículo, la visión judaica de la mujer en el Viejo Testamento contrasta grandemente con lo presentado por Sócrates y el resto de los filósofos atenienses.  Pero lamentablemente para el tiempo de Pablo, los rabinos, aunque no todos, enseñaban una visión chauvinista sobre la mujer.

La manera en que los rabinos enseñaban la historia de la creación tampoco ayudó. En la próxima entrada delblog hablaremos sobre la historia del Génesis y sus diferentes interpretaciones erróneas.

No comments: