Thursday, May 24, 2012

La homosexualidad y la visión de Dios sobre la misma



»Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Ésta es la segunda muerte».
Apocalipsis 21:8 (NTV)

¿Qué es la homosexualidad? ¿Una condición genética? ¿Un trastorno psicológico? ¿O será la homosexualidad una maldición generacional por el pecado de perversión? Ciertamente, como he mencionado en estudios anteriores, la homosexualidad es una manifestación de la perversión.

Pero, antes, veamos lo que dice el conocimiento secular al respecto. Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra homosexualidad es definida como inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo; práctica de dicha relación. Entonces, según el mismo diccionario, el homosexual es dicho de una persona con tendencia a la homosexualidad. La página diccionario.com define homosexualidad como atracción sexual que una persona siente hacia otra del mismo sexo; Práctica sexual que se da entre personas del mismo sexo.

Entonces, la homosexualidad es una atracción hacia otro miembro del mismo sexo. La pregunta es ¿Cómo y por qué se da esta atracción?  Muchos afirman que los homosexuales nacen teniendo esta atracción biológicamente. En un artículo de lifesitenews.com,  Francis S. Collins, director del Instituto Nacional de la Salud, y uno de los investigadores principales del Proyecto del Genoma Humano dijo que “la orientación sexual es influenciada pero no es predeterminada por el ADN, y los genes que están envueltos representan predisposiciones y no predeterminación.” Entiéndase que los individuos no nacen siendo homosexuales, pero si nacen con una predisposición.

Esta predisposición, es lo que la biblia llama maldición generacional. Cuando se añade la verdad espiritual podemos tener una visión más amplia sobre el tema.

Éxodo 20: 4-6 (RVR1960): “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” Fíjese, que Dios hace claro que visita el pecado de los padres hasta la tercera y cuarta generación.

Una maldición generacional es aquel tipo de pecado que se repite una y otra vez en la familia, es una puerta abierta en las vidas de las personas que permite que los espíritus inmundos puedan poseer, si no son cristianos, o zarandear a los que son cristianos. Por ejemplo, si en la familia hay muchos suicidios, podemos inferir que en esa familia hay una maldición generacional en torno al suicidio. Dejando claro, que por que exista esta maldición generacional, no significa que el individuo no tiene la potestad de decidir si va a escuchar la voz del espíritu inmundo que está seduciéndolos a cometer el pecado. Hay maneras de cómo romper estas maldiciones pero eso ya se ha discutido en otros estudios.

Romanos 1:26-28: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;”. Este pasaje del libro de Romanos vemos que Dios entregó la mente del hombre por que no le tuvieron en cuenta. Inclusive el versículo 22 dice que fueron sabios en su propio entendimiento. Entonces, los que practican el homosexualismo, pecan contra Dios ya que practican la egolatría, pues profesan conocer más que Dios. La egolatría es un tipo de idolatría, y por consiguiente recae sobre ellos una maldición generacional.

Romanos 3:21-24: “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;  la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,”. Aquí vemos que todos los seres humanos que viven o han vivido en la tierra son pecadores. Pero cuando aceptamos a Jesucristo como salvador y señor de nuestra vida, somos justificados ante el Padre, lo que permite que el Espíritu Santo entre a nuestras vidas y comience a restaurar nuestra vida.

Si Jesús no es nuestro Señor, entonces el Espíritu Santo no puede entrar a restaurar y cambiar la naturaleza pecaminosa por la naturaleza de santidad.

Entendiendo que la homosexualidad es una maldición generacional que abre puertas en las vidas de las personas entonces entendemos por qué es abominación para Dios. La palabra abominable, según la Real Academia Española, significa que desagrada profundamente.

En Levítico 18 Dios das leyes que prohíben los actos de inmoralidad que su pueblo no debe hacer.  Levítico 18:22 dice “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”. Aquí la más clara prohibición de la acción de sexo entre miembros del mismo sexo. Como vimos en Romanos 1 tenemos otro pasaje donde Dios declara la homosexualidad como contra naturaleza.

El libro de Bruce Bagemihl Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity, publicado en el 1999, describe diferentes especies que han evidenciado que la homosexualidad no solo se da en los seres humanos. La Biblia demuestra que los espíritus inmundos no solo vienen a destruir a la humanidad, sino a toda la creación de Dios. Inclusive, los evangelios demuestran que los espíritus inmundos pueden poseer animales.

Marcos 5: 11-13: “Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron”.

El versículo anterior es parte de la narración sobre el endemoniado gadareno. Vemos claramente que los demonios pidieron permiso para entrar a los cerdos. Entonces, ¿Por qué es tan difícil pensar que los espíritus inmundos o demonios no pueden poseer o afectar animales? El mundo espiritual es más poderoso y real que el físico y es imperativo que todos los cristianos comiencen a entender que ee mundo afecta al mundo físico.

El homosexualismo es un pecado, y tiene sus consecuencias, como todos los demás pecados la muerte. ¿Qué muerte? No es la física, sino la espiritual. Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Hay un sin número de ejemplos en la ley mosaica que los practicantes del homosexualismo deben ser ejecutados. Esto era un símbolo de la consecuencia del pecado, pero tras el sacrificio de Jesús en la cruz, y su resurrección ya no hay necesidad de ejecutar, ni de hacer sacrificios de animales.

Solamente Dios es el único que puede juzgar los corazones del hombre. Como hijos de Dios, estamos llamados a mostrar amor incondicional a todos los pecadores, para servir de lumbreras de aquellos que están en las tinieblas. El Espíritu Santo es quien liberta y transforma vidas, nosotros estamos llamados a amar y orar por estas personas para que Dios los fortalezca y ellos  puedan ser libre de las cadenas de la perversión.

Todo cristiano que discrimine, o rechace a los homosexuales se acarrea juicio contra su propia vida, porque somos llamados amar. El promulgar desde los púlpitos el odio y el rechazo de estas vidas es igual de abominable que las acciones pecaminosas de los homosexuales.

Hay muchos testimonios de homosexuales que han sido libertados de su condición por Dios. Aquí les dejo uno de los muchos testimonios que se pueden encontrar en YouTube.






3 comments:

Fernando Acosta said...

muy buen tema la verdad esto es lo q en verdad buscaba no para mi sino para un amigo q es homosexual.
la homosexualidad es una maldicion y claro esta q en estos tiempo es una gran arma con la cual satanas hala a demaciados jovenes y jovencitas para perdicion y no ver la luz de Cristo. Dios bendiga las personas q mantienen este foro y con esfuerzo trabajan en la obra de Cristo.

Fernando Acosta said...

muy buen tema y lo q buscaba era precisamente esto. no para mi sino para un amigo homosexual.
la verdad en estos tiempos la homosexualidad es una de las armas mas fuertes con las q cuenta satanas para halar a mas jovenes y q no vean la luz de Cristo, aun asi sabemos q el poder de el tiene un limite mas el de Cristo es un poder ilimitado.
Dios bendiga a las personas q mantienen este foro y con esfuerzo le dan seguimiento.

Alexis Rodriguez said...

buen dato, pero necesito tener mas conocimiento de este tema no solo en el punto de vista biblico, sino en el social, humano como afecta a la sociedad, las consecuencias de la union civil entre otros si pueden ayudarme con esta informacion estare eternamente agradecido.