Tuesday, February 21, 2012

Dos ocasiones, una sola visión


Martes 21 de febrero de 2012

En dos ocasiones en mi vida he tenido la misma visión de mi boda. La primera ocasión fue a mis 15 años; abril del 2005, a finales de dicho mes, un domingo, cuando todavía asistía a la iglesia Second Union Church (SUC) en Guaynabo, Puerto Rico. La primera visión la tuve meses antes de que Dios, por medio de una profeta, me prometiera que al cabo de 7 años conocería quien será mi compañera.

La visión en la primera ocasión tiene unas diferencias que en la segunda. Esto porque en la segunda ocasión pude ver más detalles que estaban ocultos la primera vez. Pero en su mayor parte, es la misma visión en ambas ocasiones.

Siento escribir sobre la misma, pues nunca la había hecho anteriormente, y el Espíritu lleva inquietándome todo el día. Para entender un poco más el recuento, les haré una descripción del santuario de SUC.

En el santuario caben como unas 300-400 personas, pues tiene un piso y medio por el cual se llega por unas escaleras dentro del santuario. El altar tiene una cruz de madera bastante grande, con 4 sillas y una mesa de madera en el centro. El altar esta hecho en forma de escalones, teniendo 3 escalones para llegar al tope. Los bancos de madera y tela crean tres hileras entre cada uno, en forma de U, con una hilera central. El coro de la iglesia se sienta a la mano derecha, detrás de donde se encuentra el piano.

Yo estaba sentado en la parte de atrás del santuario. Allí me vi parado en el altar, vestido en una chaqueta con una flor en el bolsillo. Era yo, pero no era yo, pues me veía más flaco, y con más edad.  A mi lado tenía a una figura vestida igual, pero no podía ver quién era. El pastor, que en aquel momento no sabía quién era, solo que tenía pelo gris, estaba a mi izquierda, esperando con una sonrisa.

Tanto el piso principal como el medio piso superior estaban llenos a capacidad. La hilera central estaba llena de pétalos blancos, las paredes adornadas de flores de diferentes colores, e incluso los barandales del medio piso superior.

Reconocía las caras de algunas de las personas sentadas, familiares, pero la que más resaltaba era mi hermana, que entre sus brazos tenía un hijo (desconozco el sexo) “recién” (pudiera tener varios meses pero no tenía un año) nacido.  

Es aquí donde está la diferencia mayor: en la visión original (la que tuve a mis 15 años) la novia usaba velo, y era acompañada por una figura negra y gorda.  En la misma visión, la novia caminaba por la hilera central sin velo, y sola.

Cuando la misma llega al altar nos agarramos de manos y miramos hacia el pastor. Sobre el altar había ángeles tocando trompetas, y el trono de Dios descendía sobre el lugar.

No comments: