Monday, January 30, 2012

Cuentos para despertar: Un milagro creativo


Edwin R. Jusino
Lunes 30 de enero de 2012

Eran las 5:00 PM de un día que aparentaba ser como cualquier otro. El televisor estaba prendido en el noticiero de la tarde. Los niños corrían por la casa, mientras que el perro del hogar movía su cola de lado a lado sentado frente a la puerta. Efraín abrió la puerta, sus ojos cansados, su corbata un tanto sin ajustar, sus mangas abiertas y enrolladas hacia atrás, su camisa por fuera, maletín en mano, sonreía al ver la escena de su hogar.

El hombre soltó el maletín al lado de la puerta, se achicó para saludar al perro, y caminó hacia el cuarto familia. Al entrar, besó a su esposa Virginia, y se sentó en la butaca donde siempre se sentaba para ver las noticias.

“Como reportamos a medio día, milagroso nacimiento de un niño de una madre de 50 y tantos años, que alegan los doctores, no tenía matriz. Ampliaremos mas luego de esta pausa comercial” – dijo la mujer ancla mientras sonaba la música que señalaba el corte a comerciales.

-“¿Será eso posible Virginia?”- se expresó Efraín en un tono escéptico.
-“¿Qué cosa?”- contestó su esposa.
-“¿Pero no escuchaste la tele? Pues, eso de que una mujer de 50 y tanto años pueda dar a luz, y más si no tiene matriz”-  dijo Efraín mientras bajaba el volumen del televisor.
-“Si eso lo escuche, lo que no comprendo es por que preguntar si es o no es posible”- contestó Virginia en un tono sereno.

Efraín permaneció en silencio. Continuaba preguntándose cómo es posible tal hazaña. Después de todo, Efraín era un hombre de ciencia, un profesor en la Universidad de Puerto Rico, el no creía en milagros, él creía en experimentos que se pudieran probar.

-“Escuche en la radio mientras regresaba de buscar a los niños del colegio que la mujer murió en el parto”- le dijo Virginia a Efraín.
-“Bueno, si es cierto que no tiene matriz, es un resultado obvio… entiendo yo”- le contestó su esposo, en ese tono de profesor soberbio.
-“Lo que no entienden todavía los doctores es como sobrevivió el niño, y además como resucitó la mujer luego de estar 3 días muerta.”-

Al escuchar eso Efraín se echó a reír.
-“Me estás tomando el pelo Virginia… ¿realmente lo crees?”- dijo en son de burla el profesor universitario hombre de ciencias.
-“No he tomado decisión alguna. Solo te digo lo que informaron por la radio, mira ya va a empezar el noticiero”-

Confundido, Efraín veía las imágenes, y las entrevistas a las diferentes personas cercanas a esta mujer. ¿La comparaban con Sarah la de la biblia? Efraín no podía hacer nada más que salirse del cuarto para reír a carcajadas… o tratar de no reírse.

Cuando regresó de la cocina, Virginia continuó el tema:

-“¿Por qué se te hace tan difícil creer que Dios existe?”-
-“Pues mi amor, es tan sencillo. Si no puedo probar su existencia, pues no existe”- le contestó de vuelta Efraín –“además, si Dios existiese ¿Por qué permitir tanto sufrimiento y miseria en este mundo? Si Dios existiese, no permitiera tanta maldad en este mundo”-
-“Pues los profesores tampoco existen”- le respondió Virginia.
-“¿Pero como dices eso? ¡Pues claro que existimos!”- dijo Efraín sorprendido con la contestación de su esposa.
-“No… porque si existieran los profesores, no se colgaría ni un solo estudiante en la universidad”-
-“Los estudiantes se cuelgan por qué no indagan y no vienen a donde mi para yo explicarles el material”- respondió Efraín.
-“Así mismo pasa con Dios, si no vas a donde él, te parecería como si no existiera. Puedes leer la biblia mil veces y llegar a tus propias conclusiones. Pero si no lo buscas a él, de nada vale.”





No comments: