Friday, July 22, 2011

Una anécdota de la Huelga

Viernes 22 de julio de 2011

Luego de pasado un año con 3 meses del comienzo de la primera fase de la huelga, y debido a ciertos incidentes recurrentes, me siento un tanto obligado a exponer lo ocurrido en la noche de la toma ilegal de los portones del Recinto de Mayagüez, luego de la primera asamblea del 2010.

Luego de que aquellos compañeros que estábamos en contra de la huelga abandonáramos la asamblea en protesta por el aparente atropello que ciertos miembros del Consejo, que apoyaban la huelga, lograron hacer, yo fui a la comandancia de la guardia universitaria donde, junto a otro compañero de PRSSA, radicamos una querella por atentado de agresión contra el compañero Eduardo Nater. Posterior a eso, almorcé, pues no había desayunado y me estaba mareando, a lo que me dirigí al Departamento de Ciencia Sociales a coger un examen que ya había acordado previamente adelantar (hubiera o no huelga).

En el camino hacia el departamento, me topé con el estudiante Anibal Yariel López Correa y varios otros estudiantes donde intercambiamos varias palabras fuertes, pues ellos intentaban de imponer el cierre ilegal. Luego de salir del departamento, me topé con el compañero Eduardo Nater y otros que se dirigían hacia Rectoría para radicar querellas por la asamblea.

De camino a Rectoría, nos percatamos que nos perseguían varios estudiantes pro-huelga en bicicleta, y mientras estuvimos en Rectoría los vimos dar varias vueltas alrededor del edificio. Durante la estadía en Rectoría, recibí una llamada de un compañero, de los que estábamos organizando el movimiento en contra de la huelga, donde me relató que intentando salir por la salida, tuvo que defenderse de una agresión física. Obviamente, al conocer esta noticia, y entendiendo que estábamos siendo perseguidos por los estudiantes en bicicleta, pedimos un escolta de la guardia universitaria para poder abandonar Rectoría.

Cuando logramos salir fue como a eso de las 7:30-8:00 PM, esto luego de haber explicado la situación que habíamos estado viviendo en un programa radial. Me acuerdo muy bien que, previo a salir del edificio, recibí una llamada de un amigo que ejercía como concejal en el CGE.  En su llamada me relataba que el liderato huelguista estaba preocupado con las declaraciones que habíamos hecho, pues temían intervención policiaca. Algo que nunca ocurrió.

A mí llegada a mi apartamento, en aquel momento me hospedaba en la Calle Bosque del pueblo de Mayagüez, se me notificó que un grupo de aproximadamente 100 estudiantes iban a ir a tirarle huevos a los huelguistas en los portones. Cuando llego al Towne,  los planes habían cambiado, y habían decidido montar una contra protesta frente al portón principal.

Luego de cómo una hora de estar parados frente al portón se decidió intentar ocupar un portón para mantener el recinto abierto, y lograr que se dieran clases al día siguiente. Esto causó que se tomasen decisiones un tanto controversiales, pues al llegar al portón de Barcelona, los líderes huelgarios se habían movilizado hacia allá. No estoy muy claro las razones por las cuales se formó un pequeño motín allí, pues cuando llegue ya estaba ocurriendo. Posteriormente, se me notificó que la pelea nada tenía que ver con la huelga, sino una pelea entre dos estudiantes debido a una situación que tenían por otra compañera de clases.

Frente a Barcelona, y con la policía dividiendo los grupos, estuvimos como 2 horas. Durante esto, un pequeño grupo se me acercó a mí y a otros compañeros donde nos dijeron que el portón de Alzamora estaba vació. En eso me informaron que estarían moviéndose para allá para tomar control del mismo. Eran aproximadamente como las 11:00 PM cuando llegue en mi carro a Alzamora, pues no estaba de acuerdo con la caótica situación que estaba ocurriendo en Barcelona. Allí se encontraba solamente un huelguista, cuyo nombre no me acuerdo pero era miembro del CUPIP y había estado participando del programa radial Radio Política por Radio Colegial conmigo y con otros compañeros, a las afueras del portón.

Ella estaba discutiendo con la línea de estudiantes anti-huelga que habían ocupado el portón. Al llegar, les dije a los muchachos/as que no le hicieran caso a ella y que permanecieran firmes en su posición. Par de minutos más tarde de yo llegar, una patrulla de policía se apareció por el área. Platique con ellos explicándoles la situación, y minutos más tarde llegó la guardia universitaria al portón. Ya para ese momento, otros estudiantes que vivían en el área de Terrace, que evidentemente apoyaban la huelga, se apostaron al frente del portón a insultar a los que controlaban el portón. Uno de ellos, miembro de la Juventud Popular tenía una medalla en su mano, y a mi parecer, estaba borracho; como me conocía tuvimos una discusión un tanto acalorada, el agitándose y yo tratando de no agitarme, a lo que confieso pude haberlo insultado pues entre el cansancio, el hambre, y la situación difícil ya me estaba afectando.

Como a eso de la medianoche, llegó un grupo de huelguista en un carro desde Barcelona, a lo que se tornó la situación más difícil de lo que era. En el grupo se encontraba el hermano del conocido líder huelguista, Armando Estevez, con el cual estuve como 10 minutos hablando. En eso llego un miembro del CGE y la decisión que tomo el grupo fue dejar que se concluyera el paro y luego continuar discutiendo en la semana.

A lo que, ya cansado, y explotado físicamente, me monte en mi automóvil y baje a la casa de una prima en San Germán, donde mi hermana estaba, y me había dicho que le llegara allá. Esta es la anécdota, la memoria clara y concisa, de lo que ocurrió aquella noche. Yo no agredía físicamente a nadie, ni aceche a nadie, ni mucho menos coarte la libertad de nadie (si acaso eso fue lo que estaban haciendo los huelguistas al coartarme a mí y a muchos la libertad y el derecho a coger clases en un ambiente tranquilo y de paz).

Monday, July 4, 2011

El rey caido

Un automóvil deportivo se movía por las calles oscuras de la ciudad. Las fuertes lluvias opacaban el sonido del motor del carro, y los relámpagos llenaban la oscura noche con luz. El conductor, un hombre vestido con una camisa de manga larga blanca, una corbata roja, su pelo completamente arreglado hacia atrás, sus ojos azules penetrantes, un cigarrillo entre sus labios, sonreía mientras inhalaba el humo intoxicado del tabaco. En el asiento del conductor, un maletín de cuero, y un bastón con una cabeza de oro.

El automóvil deportivo paró frente a la puerta de un hotel, donde el conductor procedió a dar las llaves del automóvil al “valet”. El hombre continuó hacia un elevador de oro puro, maletín en una mano y bastón en otra, entró dentro de la cabina, y en pocos segundos estaba en el sexto piso del edificio. Volvió a sonreír, en su cara se mostraba el orgullo que sentía por sí mismo, su vanidad era casi orgásmica para sí mismo. Había un espejo en la pared frente al elevador, sacó una peinilla para arreglarse su peinado, se arregló su corbata roja, y viró a su izquierda en dirección al cuarto enumerado 66.

Tocó a la puerta con su bastón, y no pasó mucho tiempo cuando la misma fue abierta. El hombre entró apresuradamente dentro de la habitación. La habitación lujosa tenía un candelabro en el techo que iluminaba todo el cuarto dentro del pequeño apartamento.

-“Veo que al fin llegas Andrea”- dijo un hombre sentado en un sillón de cuero, mientras el mayordomo cerraba la puerta.
-“Tariq, la encomienda está cumplida”- dijo Andrea mientras le daba el maletín al mayordomo de Tariq; -“aunque para serte franco, no entiendo el por qué de la importancia de esas cartas.”-
-“A veces es mejor no saber Andrea… a veces la ignorancia puede salvar tu vida”- respondió el hombre con cara de árabe, vestido enteramente de negro con corbata roja, y con su cabeza rapada. En sus manos utilizaba guantes negros, y sus ojos eran como jaspe.
-“La paga no es suficiente por el trabajo hecho Tariq, lo mínimo que podrías hacer es decirme la razón por la cual por poco pierdo mi vida. ¿Qué hay dentro de ese maletín?”- insistió Andrea.

-“Si tanto deseas saber…”- comenzó Tariq, hablando pausado, con una marcada confianza en sus palabras. –“Erase una vez un rey de antiguos tiempos, tenía 3 gobernantes sobre sus tierras. De los 3 gobernantes, a uno le llamaban la estrella de la mañana, y este era el favorito del rey. El gobernante era el encargado de la administración del palacio real, solamente el rey estaba por encima del”-

-“Y… ¿eso que tiene que ver con el contenido del maletín?” pregunto Andrea mientras se sentaba en la silla que se le había ofrecido al llegar.

-“Siempre impaciente… una de las mejores virtudes que tienes, siempre al grano. Pues te diré que el reino del que hablamos existe, al día de hoy… y más aún es gobernado por el mismo Rey… este reino no es uno de carne, ni de sangre… es un reino que está alrededor de nosotros, cada persona es parte de uno u otro, pues el gobernante favorito intentó de ser semejante al Rey”- continuó relatando Tariq.

-“¿No entiendo como que está alrededor de nosotros? Y… si trato de ser como el rey ¿Qué le paso?”-

-“El gobernante solo quería tener su trono como el del Rey, pero el rey, un tirano recalcitrante, no quería compartir el poder, la gloria, ni nada por el estilo… el Rey era un ingrato que no quiso recompensar a su siervo más leal…”- relataba Tariq, su rostro cambiando, el odio se podía palpar claramente. Las venas del cuello de Tariq se veían palpablemente… el rencor se sentía como una neblina la habitación. Andrea comenzaba a sentir un gran terror que lo controlaba y no se atrevía a moverse, ni tan siquiera abrir su boca.

-“El Rey me despechó, a mí y a todos los que me siguieron. Fuimos exiliados al más oscuro de los lugares, yo y todos los que me seguían y me adoraban… en total 1/3 parte del reino, todos los que yo gobernaba sobre.”- mientras Tariq revelaba su verdadera identidad, se iba transformando frente a Andrea. Una luz despampanante cegó al hombre, y unos segundos más tarde Andrea podía ver una criatura de 4 caras. La primera era de un rostro desconocido, pero cuyos ojos de jaspe mantenían frisados a Andrea. La segunda cara era semejante a un hombre, la tercera era una cara de león, y la cuarta la cara de un águila. Las cuatro caras estaban en la misma cabeza.

Las vestiduras de esta criatura estaban rotas, desgarradas, y de un color griseado. Aún así, se podían percibir las piedras mas preciosas incrustadas entre sus vestiduras desgarradas: cornerina, topacio, jaspe, crisolito, berilo, ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro. Su cuerpo tenía incrustados diferentes artefactos musicales como tamboriles y flautas.

-“El único reposo que tengo, es que logre triunfar en mi revuelta, y soy yo el dueño y señor de la tierra… pero vez mi querido Andrea… si yo fuera a revelar la verdad al mundo, el Enemigo les confundiría. Yo les ofrezco libertad y felicidad como ningún otro. No les restrinjo a mis hijos nada, y les ofrezco fama y fortuna”- decía Tariq mientras se reía, -“Claro está con la condición que me adoren a mí como su dios.”-

Andrea pensaba que está soñando, que lo que tenía frente era una pesadilla de la que no lograba despertar. El terror, el horror, sentía como si no pudiera respirar, su lengua tenía sabor a azufre.

-“El mundo sabrá de mi dominio… pero el momento no es ahora. Esas cartas son la evidencia de mi dominio sobre los reyes del mundo, y mi control sobre la ramera que dice ser la amada del Rey, pero es mi concubina a la que he hecho acostarse con los reyes de esta tierra. Yo vencí al Heredero en un madero, y volveré a vencerle en aquel día y en aquella hora”- mientras Tariq continuaba su monologo, se movía de un lado para otro.

El mayordomo de Tariq puso a la cabeza de Andrea un revolver, y luego se la puso en la falda del aterrado y frisado hombre.

-“Te advertí que la ignorancia podría salvar tu vida… y como no tienes la peste del Enemigo, mi dominio se extiende a tu vida. Tus servicios ya no son necesarios…”- al terminar de decir estas palabras, Tariq y el mayordomo desaparecieron; Andrea cogió el revólver en sus manos. Los ojos de Andrea soltaban lágrimas, mientras contra su voluntad, pero siguiendo las insistencias de las voces que escuchaba en su cabeza, se ponía el revólver a la sien. Cerrando sus ojos, grito y jaló el gatillo.

Friday, July 1, 2011

¿Teorías de Conspiración?

Recientemente leí un artículo publicado en el periódico de la Universidad de Puerto Rico, Diálogo.com, escrito por Carmen Enid Acevedo (lea el artículo completo aquí). Admisiblemente tiene algunos puntos de razón pero la pura realidad es que le falta a la verdad. Hay un dicho en Puerto Rico muy común: “Si se lo meten gritan y si se lo sacan también”. En los pasados meses, la cantidad de asesinatos en Puerto Rico ah ido en aumento. Hay una correlación directa entre la destrucción de los grandes sindicatos de droga en el territorio, con la violencia que se vive en las calles. Y es que el trasiego de drogas es el principal problema en la sociedad puertorriqueña.

Analicemos el artículo parte por parte:

“Mientras más lo pienso, más me convenzo. Espero que la historia desmienta a aquéllos que pensamos que detrás del arresto de un puñado de personas en la legendaria barriada La Perla, está la mano de unos pocos amigos de esta administración de gobierno que quieren desarrollar esos terrenos, de cara al mar, en la ya mentada y planificada “walkable city”.

Asumir de entrada que los arrestos en la barriada “La Perla” responden a los intereses de desarrollo del área para el proyecto “Walkable City” del alcalde de San Juan es irresponsable. Especialmente, porque si el municipio de San Juan fuera a expropiar la Perla tiene en la Constitución de Puerto Rico, la autoridad para hacerlo, con la condición que se le ofrezca una compensación de igual o mejor nivel. También asume que el gobierno federal no pone un embargo en propiedades de individuos que han sido acusados de trasiego de droga. No es la primera vez, ni será la última y lo han hecho a propiedades de la clase alta, y media, nada que ver con que sea de La Perla. Los federales ocupan las propiedades de estos sospechosos, y de salir culpables, las subastan al mejor precio. La ley tiene que tratar a todos por igual, y en este caso, le toco a la Perla.

Otro hecho que desacredita de entrada el argumento es que en La Perla, desde que tengo uso y razón hacen redadas dos veces al año, arrestando y embargando propiedades allí. ¿Por qué en este caso tiene que ser diferente? Si fuera como la autora insinúa, no hubieran arrestado al líder comunitario de la Perla, que se ha identificado como partidario del Partido Nuevo Progresista.

“Una vez más, el protagonista de un evento que traerá cola en la vida política y social de Puerto Rico, es el superintendente de la Policía, José Figueroa Sancha.”

Ciertamente José Figueroa Sancha fue agente del FBI en Puerto Rico, pero aparte del apoyo logístico del operativo, quienes hicieron la investigación fueron otros agentes federales; investigación que duró más de 1 año (desde el 2009 si no me equivoco). Quienes solicitaron las órdenes de arresto, fueron esos agentes federales de la DEA y ATF (que son otras agencias que no tiene nada que ver con el FBI), que no trabajan directamente con ni para Figueroa Sancha (aun cuando fue agente porque él era del FBI), y quienes aprobaron las órdenes de arresto fue un Gran Jurado Federal. El gran jurado está compuesto por ciudadanos de todas las clases sociales, y determinan si hay causa de arresto o no. No hay manipulación externa, pues examinan la evidencia e investigan el alegado crimen.

De nada sirve entonces, alegar que la mano de Figueroa Sancha tiene algo que ver en el operativo.

Sigamos con el próximo argumento.

“Esta vez agilizan los mecanismos de investigación para despejar el camino al desmantelamiento de una barriada con tejido social que trasciende cuatro o cinco generaciones, para entregársela a quien sabe qué poder económico.”

¿Reiteramos que la investigación duró más de un año, según el artículo publicado por El Nuevo Día? Extracto del artículo del Nuevo Día (haga click en el enlace para leerlo completo): "Estos encausamientos son el resultado de la labor en equipo del Grupo de Trabajo Conjunto de Investigaciones de Drogas Relacionadas con el Crimen Organizado (OCDETF). La investigación duró un año y medio y estas personas tenían grandes fuentes en Centroamérica.” (Cierro cita). ¿Dónde está la mano del gobierno neoliberal de Luis Fortuño? Tengo que mencionar que el actual gobierno federal está controlado por el Partido Demócrata, que es un partido Liberal, y no conservador como el Partido Republicano en el que milita el actual gobernador.

Próximo argumento:

“Pero, el problema es que la experiencia en este país es que “pa los pobres no, pa los ricos sí”. Esa fórmula la hemos visto tantas veces, sobre todo en los desarrollos alrededor de la costa, que por eso hiede que los federales hayan procurado que un gran jurado los ponga en posición de confiscar 56 residencias de esa barriada.”

¿Pa los pobre no y pa los ricos si? Entonces me imagino que soñamos cuando al entonces líder de la mayoría en la Cámara, Rolando Crespo, renunció por dar positivo en unas pruebas de dopaje, o cuando encontraron culpable a Héctor Martínez, y a Jorge de Castro Font (todos del partido en poder) en la esfera federal. Sin olvidarnos de cuando el entonces gobernador, Aníbal Acevedo Vilá fue acusado por corrupción a nivel federal, y salió absuelto por tecnicismo y errores cometidos por la fiscalía federal de Puerto Rico. Entonces el argumento presentado aquí es irrelevante y no tiene mérito.