Friday, March 18, 2011

Discurso Conferencia: “Rights, liberties, and the practical benefits under statehood”

Jueves 17 de marzo de 2011
Edwin R. Jusino: Director Campaña José Celso Barbosa

Muy buenas noches a todos, para empezar quiero darle las gracias a la directiva del capítulo de Bayamón por haber organizado el evento aquí en el recinto y a la directiva del capítulo de Rio Piedras quienes han sido esenciales y estuvieron dispuestos ayudar a organizar esta conferencia. En diciembre cuando nos sentamos a organizar la campaña José Celso Barbosa nos delineamos unas metas a cumplir, y ver esta conferencia tomar forma ah sido una experiencia.

El prócer, José Celso Barbosa, decía "buscamos el bienestar de la Patria por distintos caminos pero con igual patriotismo”. Nuestra meta siempre deberá ser la libertad para nuestra patria, el bienestar de Puerto Rico y sus futuras generaciones. Nosotros, preferimos la estadidad, pero aun siendo estadistas debemos recordar que al final del día somos todos independentistas, pues queremos entrar de lleno en la soberanía plena de la Constitución de los Estados Unidos.

La Campaña José Celso Barbosa fue diseñada para reactivar y movilizar a los capítulos de la Puerto Rico Statehood Students Association (PRSSA) en Puerto Rico, y juntos trabajar por unas metas en común. Entre ellas, estaba la celebración de esta conferencia en el Recinto de la UPR en Bayamón. Como director, me place estar aquí para presenciar el fruto de las arduas horas de trabajo, que junto al liderato estatal, hemos invertido.

¿Qué es la estadidad? La estadidad es la aplicación plena de la Constitución de los Estados Unidos a Puerto Rico, es lo mejor de dos mundos. Tanto la soberanía estatal, como la soberanía federal nos garantizan nuestras libertades, y nuestros derechos. Esta conferencia enfocará en explicar y aclarar todas las dudas que los estudiantes y participantes de la misma tengan sobre la misma.

Monday, March 7, 2011

Carta abierta la juventud cristiana universitaria

¡Saludos en Cristo!

Tal vez no me conozcas, tal vez en cuestiones de política y opiniones podremos pensar diferente, pero algo tenemos en común: tú y yo servimos al mismo Dios, al mismo maestro. También somos miembros de la misma comunidad de la Universidad de Puerto Rico. Estamos viviendo tiempos difíciles donde cada día el enemigo de las almas está maquinando y poniendo sus fichas para ir preparándose para la Gran Tribulación. Pero tú y yo no podemos permitir que las fuerzas del enemigo nos cieguen, nos manipulen.

Antes de continuar quiero dejar claro que yo no escribo este mensaje a ustedes, mis hermanos, dejándome llevar por mis ideales políticos, ni muchos menos por mi postura sobre el conflicto actual en nuestra universidad. Es importante que apresten sus oídos a este mensaje, pues el Espíritu de Dios lleva meses y años hablando por sus profetas y la iglesia de Puerto Rico no ha hecho caso a su llamado.

Muchos han escuchado hablar de las profecías de varias décadas atrás donde por medio de unos jóvenes y por medio del hermano, el pastor Raschke, Dios reveló lo que acontecería a Puerto Rico en un futuro cercano. Esto fue para allá en la década de los 1980’s. El terremoto es solo parte de esa profecía. En el verano del 2005, el Espíritu de Dios me mostró algunos de los sucesos que han de acontecer previo, durante y después del juicio.

Lo que está aconteciendo en nuestra universidad Dios lo reveló a mí y a otros hermanos varias semanas antes de comenzara el conflicto estudiantil. Mis hermanos y mis hermanas en Cristo, el actual conflicto es una trampa para todos los que le servimos a Cristo. La misma, ha puesto a hermano contra hermano a guerrear. Mateo 24:6: “Y oiréis de guerras y RUMORES DE GUERRAS; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin”. Mis hermanos, apresten a escuchar la voz de los profetas, que aun en estos tiempos siguen dando la voz de alerta.

Como cristianos, no podemos, ni debemos, estar participando de actividades que sean un ataque directo a las autoridades, tanto universitarias como gubernamentales. Romanos 13 es claro en cuanto a los deberes de los cristianos:

Romanos 13: 1-4: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia.”

Este versículo es muy importante y relevante a lo que está ocurriendo en nuestra universidad. Si es cierto que estos eventos tienen que acontecer, también es cierto que como cristianos somos llamados a orar por las autoridades. Interceder por ellas ante Dios para que sea él quien tome y haga justicia. No es deber de nosotros ser participantes activos en esta guerra que ocurre a nuestro alrededor. No mis hermanos, es nuestro deber orar, ayunar, y servir como entes de restauración y mediación; es nuestro deber ser la luz en medio de las tinieblas.

¿Cómo podemos decir que somos cristianos, si estamos bebiendo de la copa de la ira y la calumnia? Isaías 5:20: “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” ¿No estamos actuando de esta manera cuando apoyamos la violencia, el odio, y la división dentro de nuestra comunidad?

Estamos actuando tibiamente cuando apoyamos acciones, y decisiones que violentan las leyes del estado, y a los principios de amor de nuestro Señor Jesucristo. Estamos actuando como la iglesia de Laodicea al decir que somos cristianos pero involucrarnos en actividades que no nos son licitas. Apocalipsis 3:15-16: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” También en 1 Corintios 10:23: “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.” ¿Qué estamos edificando mientras propulsamos la violencia entre nuestros hermanos y hermanas?

Mateo 12:25: “Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa divida contra sí misma, no permanecerá.” Si nos llamamos hijos de Dios, tenemos que actuar y darle honra a ese título. No podemos decir que Cristo es nuestro Señor con nuestros labios, pero con nuestras acciones actuar de una manera que dice todo lo contrario. Mateo 7:22-23: “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Mis hermanos, esto es un mensaje fuerte el que os brindo. Podría ser que es un regaño, que comienza por mí, el mensajero, y luego termina en ustedes los receptores. Romanos 12:2: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. Mis hermanos y hermanas, dos nos está siendo un llamado para que seamos luz en medio de las tinieblas. Dios te está llamando a ti joven, para que entres en una dimensión nueva con él. Hechos 2:17: “Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;” Somos nosotros esa generación de los postreros días.

Tú y yo somos una generación profética, una generación a la que Dios quiere derramar su gloria y su poder. Una generación que verá la resurrección de los muertos, que tocarán enfermos y sanarán, que comerán cosa dañina y nada nos pasará. Seremos tú y yo quienes comenzaremos el más grande avivamiento que ha visto la humanidad. Yo eh decidido disponerme a Dios, dejar que el sea quien me use, darle toda libertad a su Espíritu Santo.

Eh dejado de ser Jonás, quién al ser llamado por Dios huyó como un cobarde y tuvo que pasar por tribulaciones hasta llegar hacer lo que Dios le mandó. Me eh despojado de mi cobardía, y eh decidido acercarme al amor de mi vida, Jesús.

¿Qué esperas tu, hermano y hermana? Es el momento de buscar de Dios, y de vivir en santidad. Es el momento de pedir al Espíritu Santo el discernimiento para que el nos guie. Si de esta carta se llevan algo que sea esto, busquen el discernimiento del Espíritu. No me tomen por cierto, pregúntenle al Espíritu Santo que se los revele, como me lo ah revelado a mí. No se conformen con ir a la iglesia, busquen de Cristo, lean la biblia, saquemos más tiempo para él en nuestra intimidad. Busquemos a Dios para hablar con él frente a frente y cara a cara.

Que Dios me los bendiga y los cuide,

Su hermano en Cristo

-Edwin Reubén Jusino Aldarondo-
Domingo 6 de marzo de 2011

Friday, March 4, 2011

Estudio: El noviazgo según Dios

Edwin R. Jusino
Viernes 4 de marzo 2011

Juan 15:10: Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi AMOR; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su AMOR.

¿Alguna vez has conocido a esa persona que te hace volver a creer en el amor? Claro está estoy hablando de una persona de carne y hueso, porque si los comparamos con Dios pues nos quedamos cortos. Algo que eh notado mucho hoy en día es que los Cristianos pecamos mucho en la perversión, y más aún cuando tenemos un novio o novia. Por experiencia propia hablo, no estoy exento de culpabilidad en cuanto a esto. Pero, si estamos errando, ¿Cómo podemos enderezar nuestro camino? ¿Qué exige Dios de una pareja cristiana, y del cristiano soltero que está esperando su pareja?

Una pareja cristiana tiene que emular la relación que debería existir entre la Iglesia y Jesús. La biblia en Apocalipsis 19 dice: “Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas(E) del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.” La novia de Jesús es la iglesia, por ende tenemos el mejor ejemplo de lo que Dios espera de las parejas.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que ningún cristiano, si acaso en excepciones muy especiales, debería salir o interesarse en un impío. 2 Corintios 6:14: “No os unáis en YUGO DESIGUAL con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” ¿Por qué? Por experiencia puedo decir que ese tipo de relación no dura mucho tiempo hasta que tendrás que escoger entre servir a Dios o seguir los deseos de la carne. Ahora, no significa que en una pareja cristiana no vayan a caer en la tentación de la carne, pero, si están bajo la voluntad de Dios es más fácil sobreponerse a la tentación.

Lo siguiente que debemos explorar es el comportamiento que cada integrante debe tener en la relación. Lo primero que tenemos que tener en mente es que en toda relación Dios tiene que venir primero. Mateo 22: 37-38: “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.” Pero no se queda ahí, Mateo 22: 29: “Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Luego de Dios, viene la pareja.

Pero… ¿Qué es amor? Sin ir en mucho detalle la biblia nos enseña como amar en general. Pero tomaremos 1 Corintios 13: 4-8, en un enfoque en torno a una pareja.

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor nunca deja de ser;”

Los novios deberían ser pacientes o sufridos el uno con el otro. No somos todos iguales, y hay que tener paciencia con esa persona, si no somos pacientes no demostramos amor.

La palabra benigno significa: “Afable, benévolo, piadoso.” Una persona afable es: “Agradable, dulce, suave en la conversación y el trato.” Una persona benévola es: “Que tiene buena voluntad o afecto”. Una persona piadosa es: “Benigno, blando, misericordioso, que se inclina a la piedad y conmiseración.” Si no tratamos bien a nuestras parejas, las abusamos tanto físicamente, mentalmente, emocionalmente, etc., no estamos demostrando que las amamos. ¿Por qué hay tantos casos de violencia doméstica entre novios? Esta es la razón.

La envidia es: “Tristeza o pesar del bien ajeno. Emulación, deseo de algo que no se posee.” El estar echándole el ojo a otras personas, sean hombres o mujeres, para causar celos no es amar. Demuestra tu insatisfacción con tu pareja y por ende no estás demostrando amor. El estar celando también es como tener envidia, pues estás inseguro o insegura de esa persona, y te causa envidia que compartan con otras personas.

Una persona jactanciosa es: “Se dice de quien se jacta, y también de las actitudes, acciones y dichos con que lo hace.” Jactar significa: “Dicho de una persona: Alabarse excesiva y presuntuosamente, con fundamento o sin él y aun de acciones criminales o vergonzosas”. La humildad es muy importante en una relación. Podemos herir los sentimientos de la pareja alabándonos y haciéndoles sentir que son inferiores. Tanto el machismo y el feminismo no pueden ser parte de una relación, sino el humanismo: ambos son iguales, ambos tienen que poner de su parte, y ninguno es más importante que el otro.

La vanidad no puede tener lugar en la relación. La vanidad es: “Arrogancia, presunción, envanecimiento. Caducidad de las cosas de este mundo.” Si somos arrogantes y presumidos con nuestras parejas no estamos amándolas. Darle importancia a las cosas materiales sobre la persona, y sobre Dios, tampoco es parte de la relación.

El no hacer nada indebido, podemos tomarlo como afrentar contra la persona. Esto incluye las relaciones sexuales de cualquier índole fuera del matrimonio. También la infidelidad, la murmuración contra personas cercanas a tu pareja, etc.

Las parejas tienen que buscar lo mejor para la otra persona, pensar en sus necesidades primero que las de uno. Ser egoístas y siempre querer hacer lo que uno quiere y no tomar en consideración a la pareja esta erróneo.

El amor no se irrita: “Hacer sentir ira. Excitar vivamente otros afectos o inclinaciones naturales.” Cuándo nos enfadamos con la otra persona tenemos que tener mucho cuidado. Las diferencias no se deberían resolver con gritos ni peleas, sino comunicándose tranquilamente y respetándose. Hacer que la pareja llegue a la ira, o “pasión del alma, que causa indignación y enojo”, no estamos demostrándoles amor. También irritar incluye causarle celos, odio, y cualquier emoción negativa.

Las parejas tienen que aprender a perdonarse sus errores y faltas. El no perdonar demuestra que no hay amor. Cuando continuamente pensamos en aquel momento en que la pareja nos hirió sin querer o dijo algo que nos molestó estamos en rencor: “Resentimiento arraigado y tenaz.” Cuando resentimos, no estamos amando.

Las parejas siempre tienen que buscar lo que es justo, tanto dentro de la relación como afuera. Toda injusticia debe ser reprochada, y los miembros de la pareja no deberían ser injustos entre sí. Esto incluye que sean honestos entre sí, no importa qué situación ocurra. La honestidad es clave en el amor.

En fin, los que se aman sufren todos los pormenores que se presenten juntos, confían en cada uno, son pacientes el uno con el otro, y se soportan sus errores e imperfecciones.

Esto es una guía simple. Lo más importante es obedecer a Dios, y honrar a la pareja. Lo demás caerá de añadidura.

Deseo Libertad

Deseo libertad
Ser igual a los demás
Tener voz y voto
En el castillo de mármol

Que no exista impuesto
Sin representación
Son grandes las ansias de libertad
Libertad, igualdad, fraternidad

Borinquén patria mía
El pitirre del Caribe
¿Cuándo desertarás
Y reclamarás lo que te pertenece?
¿Cuándo será que mi pueblo
Diga que probó la libertad?

Levántate patriotas
Dejad que las campanas
Anuncien con su coro
Que la dama libertad
Con fuego en mano
Esta presta a visitar
La llave de las Antillas.

¿…. Y que de Jacinto?

Viernes 4 de marzo de 2011
Edwin R. Jusino

Mucho se habla de Antonia Martínez Lagares, quién dependiendo a quien le preguntes fue asesinada o homicidio involuntario, murió un 4 de marzo de 1970, luego que un policía le disparase, en un motín entre la Federación Universitaria Pro Independencia y la policía de Puerto Rico. Pero poco se habla del asesinato del cadete del “Reserve Officer Training Corps”, Jacinto Gutiérrez un 11 de marzo de 1971 a manos de la FUPI.

El 11 de Marzo de 1971, la FUPI incitó un motín dentro del Centro de Estudiantes del Recinto de Rio Piedras en contra de los cadetes del ROTC. Durante el motín tuvo que intervenir la Unidad de Operaciones Tácticas, ordenadas por el entonces gobernador, el Hon. Luis A. Ferré. Según los hechos, en el motín hirieron de muerte al cadete Jacinto Gutiérrez, estudiante de la UPR recinto de Rio Piedras, a mano de la FUPI. Los intentos de las autoridades de brindarle primeros auxilios al cadete fueron detenidos por francotiradores del movimiento independentista que dispararon a un helicóptero que intentaba llegar al auxilio del joven. Una ambulancia terrestre intentó socorrer al estudiante pero también, estudiantes miembros de la FUPI bloquearon el acceso a la ambulancia y le tiraron piedras a la misma.

Gutiérrez murió ahogado en su propia sangre 3 horas más tarde; también murieron ese fatídico día el comandante de la UOT Teniente Coronel Juan Birino Mercado y el Sargento Miguel Rosario Rondón. A continuación les presento un recuento mas especifico de lo ocurrido ese 11 de Marzo de 1971 de parte de un testigo que vivió lo acontecido.

“Fui testigo de la balacera que resultó en la muerte de Jacinto y la herida de bala de varios otros cadetes.


El día trágico había comenzado como de rutina, con un examen de historia militar a las 10 de la mañana. Cuando salimos del examen, nos encontramos un motín en el Centro de Estudiantes. Varios cadetes fuimos en ayuda de un grupo de estudiantes que estaban siendo agredidos por miembros y simpatizantes de la FUPI.


Para mediodía, se sentía un aire tenso, al cual estábamos acostumbrados los que habíamos sufrido la persecución de los grupos violentos en la UPR por más de un año. Corría la voz de que se estaba formando un grupo para atacar el ROTC.


Yo había ido a tomar otra clase en Estudios Generales, pero cuando salí, vi el movimiento de gente hacia el edificio del ROTC, así que corrí allá. Cuando llegué, había como treinta cadetes en el edificio, y pronto llegaron más. Al poco rato, cerramos las puertas del edificio al ver el grupo desordenado que venía, desobedeciendo órdenes del comandante del ROTC y de los oficiales a cargo. Pronto empezaron las pedradas y las molotov. Una le quemó un brazo a uno de los cadetes y otros tres o cuatro sufrieron pedradas.


Unas jóvenes simpatizadoras del ROTC, junto con un par de cadetes, se organizaron para dar primeras ayudas en uno de los salones de clases en el primer piso. Para cuando el motín llevaba una hora, había media docena de cadetes allí.


Otros dos y yo estábamos protegiendo una de las ventanas del primer piso, de las que daban en dirección al Centro de Estudiantes que desde afuera estaban tratando de romper. Al rato empezaron los disparos. Aparentemente venían de dirección del edificio de Arquitectura, aunque no podíamos ver exactamente de donde porque el edificio estaba rodeado de árboles y arbustos. Un cadete de primer año llamado Hernández recibió un disparo en el pecho y sangraba profusamente.


Gutiérrez fue uno de los que se encontraron en el techo del edificio expuestos a la balacera tratando de ayudar a los otros cadetes a salir del peligro. Recibió un disparo en el cuello. Lo llevaron al primer piso, donde su hermano estaba dando primeras ayudas. Trataron como pudieron de detener la sangre, pero no se pudo. Para entonces estábamos casi todos en el primer piso esperando a que viniera una ambulancia. La ambulancia vino cuando entró la fuerza de choque, pero eso fue casi una hora después. Para entonces, Hernández estaba escupiendo sangre y Gutiérrez estaba inmóvil, con su hermano todavía tratando desesperadamente de detener la sangre.


Había otros doce cadetes recibiendo primeros auxilios. Sacamos a los dos con heridas graves en camillas a la entrada del edificio para cuando llegara la ambulancia. Cuando vimos la fuerza de choque a la distancia, decidimos salir y formamos una línea de unos 20 cadetes en el lado del edificio contrario al Centro de Estudiantes, de donde habían venido los últimos disparos. Le hicimos frente a los amotinados, pero tuvimos que entrar corriendo al edificio porque la lluvia de pedradas fue demasiado.


Ahí fue que una bala me dio en una correa gruesa de cuero que tenía puesta, rompiéndola y dejándome una laceración que me sangró bastante. Entonces entró la fuerza de choque, los que equivocadamente empezaron con macanear a algunos cadetes que se había quedado fuera del edificio. Nos sacaron a todos de allí y nos fuimos a la Barbosa, donde estuvimos hasta bastante tarde.


Llegué a casa esa tarde como a las 6:30. No dije nada del vendaje que tenía puesto, pero mi madre se horrorizó de la sangre que tenía en la ropa. Entonces me día cuenta que estaba todo manchado con la sangre de mis compañeros heridos. No pude ir al entierro de Gutiérrez, que su familia hizo en privado. Hernández tardó mucho tiempo en recobrarse de su herida, que le había colapsado un pulmón. Todavía no me explico cómo pudo caminar hasta la ambulancia con una herida tan grave. Tuvo que darse de baja del ROTC por razones médicas. Los demás nos recobramos de las heridas, laceraciones y quemaduras. La matrícula del ROTC se redujo a menos de la mitad. Irónicamente, la fotografía que salió en el Vocero esa semana de la fuerza de choque macaneando estudiantes identificaba incorrectamente a uno de mis amigos como fupista.


Valentín R. Fernández
Estudiante y Cadete ROTC 1971
Domingo, febrero 26, 2006”

¿Por qué se nos olvidó la historia de Gutiérrez, cuyo único pecado fue el querer servir en el ejército? Gutiérrez nunca logró llegar a los 21 años de edad, y curiosamente nunca se habla de la historia de Jacinto Gutiérrez. Antonia tiene hasta una plaza en el recinto, pero al pobre Jacinto lo han dejado en el olvido; una simple cruz marca el lugar de su fallecimiento en la Avenida Barbosa.

Solamente se enjuició al Sr. Humberto Pagán por los eventos del 11 de marzo de 1971. Pagán pago fianza y huyó a Cuba, y luego a Canadá. Regresó a Puerto Rico, se convirtió en abogado y nunca ha sido enjuiciado por sus acciones que ayudaron a negarles la vida a estas 3 personas. ¿Y los gritos de justicia para Jacinto? Su nombre ha sido dejado al olvido, pero es necesario recordar y poner en justa perspectiva, pues, la gente se ha ido olvidando del pasado. Y el pasado continua acechando el presente.

Thursday, March 3, 2011

Un Poema a Jehová




Has cambiado mi lamento en baile
Has sido tú quien ha traído una sonrisa a mi vida
Eres tú mi única razón de adoración
Jehová de los Ejércitos
Te imploro que te acuerdes de tus promesas
No te apartes de mi vida
Gracias doy por tu misericordia y comprensión
Tú eres la razón de mi razón
Me has extendido la vida
Me has alargado mis días
Has sacrificado todo por mí
Aun cuando no me lo merecía

Cambia mi corazón y sus pensamientos
De caminos obscuros y tibios
He comenzado a embarcarme
A caminos de luz y fuego ardiente
Guía cada paso, cada suspiro, cada momento de mi vida
Eres mi capitán
Dirígeme hacia puerto seguro
En búsqueda de la sabiduría y del amor.

Ayúdame a amar aun aquellos que me persiguen
Ayúdame hacer un ejemplo para los que me rodean
Dios Todopoderoso, merecedor de toda alabanza y loor.