Thursday, October 27, 2011

¿A que Dios tú le sirves?



Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.[a]
Mateo 6:24



Cuando pensamos en Dios, ¿Cuál es la imagen que nos viene a la mente? En este momento te debes estar preguntando en tu mente ¿Por qué estoy preguntándote esto? Tal vez la respuesta de muchos cristianos sea Jesús. Pero, ¿honestamente le estas sirviendo a Dios? Hay una gran diferencia entre creer en Dios y creerle a Dios.

El versículo de Mateo 6:24 habla de que no podemos servirle a dos maestros, o no podemos tener dos dioses. Hay dos tipos de cristianos, el cristiano espiritual y el cristiano carnal. El cristiano espiritual es aquel que se santifica y presenta su cuerpo en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios (Romanos 12). Cuando nosotros, siendo cristianos, y sabiendo lo que es bueno y malo, y sabiendo la voluntad de Dios para nuestras vidas, desobedecemos, somos cristianos carnales.

Nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo, y cuando nosotros decidimos hacer lo contrario a la voluntad de Dios, estamos poniendo por encima de Dios a un objeto, emoción, persona, etc. En mi caso, luego de haber sido liberado del pecado de la perversión puedo testificar que servía al dios del yo, el dios de los placeres, y no el Dios Todopoderoso. Entendí que el mundo no ofrece nada, y todo lo que ofrece es muerte, mas lo que ofrece Dios es vida, por más que duela.

Te daré un ejemplo bastante común. Un joven cristiano soltero se enamora de una joven que no es creyente, como fue mi caso en muchas ocasiones. 2 Corintios  6:14 dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”. Pero no es nada más con personas no creyentes. Dios no une a dos personas que estén en niveles espirituales demasiados distantes el uno del otro. Los cristianos no debemos fijarnos en personas que no son creyentes, y esperar a que Dios nos ponga en nuestro camino a la ayuda idónea.

Ahora, cuando decidimos poner nuestro interés, nuestros sentimientos, y nuestra voluntad por encima de lo que Dios nos demanda, y sabiendo que es una persona no creyente, estamos desobedeciendo a Dios y actuando como cristianos carnales. La desobediencia a lo que Dios establece es la raíz del pecado.

Otro ejemplo que puedo presentarles es enfadarse con Dios. ¿Por qué nos enfadamos con Dios? Nos enfadamos por qué no deseamos que Dios nos toque las heridas, o los ídolos en nuestras vidas. Entonces, ¿a que Dios le sirves?  Hebreos 12:7: “Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?” Cuando Dios nos disciplina es porque nos ama, pero claro está no es algo agradable.

Dios desea santificarnos, preparar a la iglesia para los eventos que han de venir. ¿Cuándo comience la persecución, siendo un cristiano carnal, podrás soportarla? Creer en Dios no es suficiente, pues hasta los ángeles caídos creen en Dios. Hay que escoger creerle a Dios y servirle a él, por encima de lo que queremos, pensamos, o sentimos. No podemos querer servirle a Dios, y actuar y hacer como hacen los del mundo. 

No comments: