Sunday, October 2, 2011

Hay que crear la crisis



Esa es la frase que usa en repetidas ocasiones el Dr. Ricardo Rosselló. Para lograr la igualdad, tenemos que luchar por nuestro derecho a ser una nación incorporada a la Unión.

Desafortunadamente en Puerto Rico el tema del estatus se ha convertido en un asunto de politiquería partidista. La partidocracia en Puerto Rico se han adueñado del tema, y de manera directa e indirecta, le han dado larga al asunto. La criminalidad, la economía, todo está vinculado al status colonial de nuestra patria.  La partidocracia colonial lo único que alienta es la continuación de status quo, ya que responde a los grandes intereses que solo desean usar a Puerto Rico para enriquecerse y no contribuir a nuestra patria.

Hace un año y medio que se habla de un plebiscito pero no ha habido ninguna voluntad política de parte de la súper mayoría de progresistas para legislar. Lo que si ha habido es un espectáculo mediático, pero la voluntad de mover hacia delante el proyecto de futuro de nuestra nación no. ¿Por qué? La respuesta es un tanto sencilla, pero increíble de entender.



Los estadistas le tienen miedo al cambio. La mayoría espera que sea el Partido Nuevo Progresista el que lidere el cambio, pero la realidad es que muchos progresistas le tienen miedo al cambio y al sacrificio de poner el cuero en el asador para movernos hacia la incorporación plena en la Unión. Es por esto que es agradable la idea del cambio, pero no la acción de trabajar para esa idea. El miedo a perder nuestra identidad, infundada en falsedades y rumores, creados por los enemigos de la anexión,

No somos sumisos, pero si somos miedosos. Le tememos a triunfar, le tememos a ser libres. Somos como el pueblo de Israel, que cuando se quejaban en el desierto preferían haberse quedado en la esclavitud. Y eso es lo que somos. Esclavos al miedo, esclavos de la inacción.

¿Por qué no nos quieren? Porque nosotros mismos no nos queremos ayudar. La historia de la federación estadounidense es una lleva de valientes, de naciones que lucharon por su libertad, que no se rindieron y lograron sobrepasar todos los obstáculos para lograr la igualdad y la libertad.

Necesitamos quitarles el asunto del estatus a los políticos que politiquean con dicho tema. Es hora de acción, el momento de palabras bonitas, de filosofar y de soñar debe acabar. Es hora de enrollarse las manos y movilizar las masas estadistas. Hay, como un dicho popular, que dejar el miedo en la gaveta y exigir un cambio, protestar la indignidad de la colonia y educar aquellos con-ciudadanos que la colonia no es digna.

Tal vez es un sueño de locos, pero creo que esta generación de jóvenes, tenemos el llamado histórico, y el destino de nuestra nación está en nuestras manos. ¿Qué tu, que me lees, serás? ¿Serás parte de la acción o de la inacción? ¿Serás parte de la partidocracia divisora o buscarás para lograr la unión? Esto no es cuestión de posiciones gubernamentales, ni de partidos políticos. El que busque candidatura, o acomodación en el gobierno que siga en el status quo. Mientras que por mi parte, yo continuaré en la encomienda histórica y del destino de nuestra nación. Espero que tú que me leas seas parte de la acción y te unas a los esfuerzos, en tu comunidad, en tu lugar de trabajo, en donde quiera que vayas.  Por Puerto Rico, por la igualdad, por la libertad. ¡Seamos agentes de acción! Creemos la crisis.

1 comment:

@leojacket said...

me gustó la gráfica