Monday, September 12, 2011

Sincretismo de la Iglesia Católica

Publicado originalmente circa 2007

Puerto Rico, una isla con una cultura rica en tradiciones que han sido heredadas de una diversidad de grupos étnicos, cuyas creencias se han mezclado para crear la sociedad que tenemos hoy. Desafortunadamente no todas las tradiciones que hemos heredado o adquirido no son del agrado de Dios.

Como ya sabemos por la mayor parte de los 400 años de la historia de Puerto Rico, la religión domínate hasta el 1898 cuando se le permite a las denominaciones evangélicas entrar a la isla, lo fue la iglesia Católica Romana. Por más de 300 años la isla estuvo aislada de todo contacto del extranjero y cualquier idea revolucionaria que pudiera impactar el control del gobierno sobre las masas. Hay que empezar por estudiar el periodo esclavista de España, por que es durante esta época que las religiones del bantú de mezclan o se incorporan con el catolicismo.

Las naciones bantúes eran la mayoría de lo que se conocía como el África negra, desde Camerún hasta Somalia. El grupo étnico con más influencia dentro de las tríbuses bantúes es la nación étnica Yoruba. Los Yorubas fueron la nación étnica que fue importada a las americas por España en el siglo XVI. Consigo trajeron su religión llamada Orisha u Orisa hoy en día conocida como lucumí o santería. Los dioses del panteón Orisha (Shangó, Olokún, Ifa, Yemoja, Osún, Obatala, Ogún, Ochosi, Oko, Soppona, Oya, y Esul/Legba) fueron transformados por los esclavos en santos de la iglesia Católica Romana.

Dado a que el 99% de todos los Criollos eran analfabetos les era imposible leer una Biblia, por ende se dejaban llevar por lo que dijera el sacerdote de la iglesia. Como es siempre el caso, las tradiciones indígenas, se mezclaron con las de los criollos en las supersticiones y con la religión Orisha como ya notamos. Esto causa una perversión de la palabra de Dios, la cual la iglesia Católica inconcientemente permitió al no promover la educación por causa de política gubernamental.

Vayamos un momento a la palabra de Dios. Éxodo 20: 2-6: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos”.

La idolatría es uno de los pecados que Dios promete tendrá repercusiones pues el promete visitar la maldad sobre ti, tus hijos y la tercera y cuarta generación de los que lo aborrecen. Toda tradición, costumbre, o religión que no le de gloria y honra a Dios pero ha otras cosas se considera idolatría. Tengamos una mejor definición de idolatría, Adoración que se da a los ídolos. Amor excesivo y vehemente a una persona o cosa. Es precisamente idolatría lo que hacemos cuando participamos o somos parte de tradiciones cuyo origen es pagano ósea satánico. Esto incluye la veneración o el rezarle a los santos, la participación de cualquier fiesta patronal, la consultación de curanderos, médium espiritistas, etc.

Dado al analfabetismo, la política de gobierno de los españoles, y la supresión y inclusión de los esclavos y tainos por parte de la iglesia Católica Romana hicieron que el paganismo se mezclara con las creencias Romano Católicas creando una situación simbiótica entre ambas religiones. Por ejemplo, para una persona iniciarse como un babalao, o sumo sacerdote Orisha o Santero, tiene que ser primero bautizado por la iglesia Católica Romana.

Conociendo nuestro pasado podemos entender nuestro presente. Analicemos entonces las tradiciones de aquí de Puerto Rico. Empecemos por las famosas fiestas de la calle San Sebastián. Estas fiestas, que se celebran anualmente durante la tercera semana de enero culminando el 21 de enero, el día del Santo Sebastián, mártir de Roma. La fiesta es de origen religioso y cívico, que se comenzó a celebrar en la plaza de San José. El hecho de que estas fiestas tengan un vínculo religioso y terminen con una procesión católica por las calles de San Juan automáticamente califica a la celebración como idolatría. Aun así observemos que muchas de las tradiciones que se emplean en la celebración son puramente ocultistas.

Por ejemplo, los vejigantes son disfraces de moros que para los españoles representaban las fuerzas del infierno. La tradición de la talla de estas mascaras fue usada por los negros libres de Loiza-aldea para representar los dioses africanos que ellos adoraban. Adaptaron la tradición católica y la convirtieron en su propia manifestación.

La talla de santos es otra costumbre que podemos notar que se emplea durante las fiestas. Los santos son imágenes, y muchos de ellos no representan esa persona, como el caso de Santa Bárbara, sino que representan sus dioses paganos. De hecho, muchas de estas estatuas les sirven a los practicantes de la Santería como sus ídolos personales a quienes ellos les dan comida sacrificada y animales sacrificados. Dios en varias ocasiones en el viejo testamento prohíbe a los Israelitas a tener imágenes gravadas; ejemplos son el tótem de Acera, el altar de Baal, las estatuas de los filisteos que se caen delante de la presencia del arca, las estatuas de Balaan padre de Rebeca y Lea, entre otros. ¿Por que entonces nosotros los cristianos tenemos que ser participes del pecado como lo son estas personas y los fueron los que ya mencione?

Gálatas 5: 19-21:“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” 

No creo que debo ser muy explicito en cuanto a este punto, pero muchas de las tradiciones de nosotros los boricuas incluyen bebidas alcohólicas con gente que no tienen control propio, y no quiero ser muy grafico pero el ambiente de carnaval de las fiestas patronales, y de las fiestas de la calle San Sebastián permiten un ambiente donde la iniquidad sexual es mas fácil de cometer.

En conclusión, no todas las costumbres, y tradiciones de nuestra nación no son necesariamente cristianas, aun e inclusive si son tradiciones empezadas por la Iglesia Católica Romana u otras religiones cuyas raíces son paganas.

No comments: