Saturday, September 10, 2011

Estudio- Guerra Espiritual- Armadura Espiritual

Originalmente publicado circa 2005

Como humanos no solo somos seres carnales, sino que también somos seres espirituales. En todo momento a nuestro alrededor, mientras estamos solos, y aun cuando estamos con otras personas se desata una guerra espiritual en nuestras mentes, a nuestro alrededor, y en nuestro corazón. 

El mundo espiritual es uno que a simple vista no podemos ni ver, ni tocar, ni oler, ni escuchar, ni saborear. Este es un mundo invisible, y aunque no lo podamos ver, tocar, oler, escuchar, o saborear, es un mundo más real que el mundo carnal material. Es decir, para coger un ejemplo de Hollywood, el mundo espiritual es como el mundo real en "The Matrix", y el mundo carnal material donde vivimos nuestras vidas es el mundo que las máquinas crearon. 


Ahora, a diferencia de una película de ficción, el mundo carnal y el mundo espiritual ambos son igual de importantes, y coexisten en el mismo plano de existencia.

Entendamos que hay tres tipos de seres espirituales:

1. El Espíritu Santo o la trinidad de Dios
2.Espíritus angelicales (ángeles y demonios)
3. Espíritu humano

Sabemos que los ángeles y demonios y los humanos fueron creados por Dios (Génesis 1:1). Todos los espíritus podemos interactuar en el mundo espiritual, de dos maneras:

1.Usando el poder de Dios
2.Usando poderes satánicos

Este poder, en la Biblia, se le conoce como autoridad. Veamos Marcos 16: 14-18:"Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán." Jesús le da su autoridad, su poder, a todos aquellos que decidan servirle. Vean que la autoridad viene de Jesús, pues dice que en su nombre echaran demonios. El nombre de Jesús es lo que nos da la autoridad para actuar en el mundo espiritual.

Ahora, si hay una guerra espiritual, en la cual todos nosotros participamos como soldados de x o y bando, entonces debe existir una armadura espiritual.

Efesios 6: 10-18:"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;"

Aquí podemos ver claramente que la guerra es una espiritual, y quienes son nuestros enemigos, Satanás y sus demonios (principados, potestades, y gobernadores son rangos satánicos, y huestes incluye a todos los demonios.) Es por esto que Dios nos da la armadura para poder resistir los ataques satánicos, resistir tentaciones, guerrear por las almas, y predicar la verdad. Empecemos entonces a analizar todos los componentes de la armadura.

La coraza de la justicia es el primer componente de la armadura de Dios que Pablo describe en su carta a los Efesios. Coraza- ([1]Armadura de hierro o acero, compuesta de peto y espaldar) Componente de una armadura que protege los órganos vitales del cuerpo. ¿Qué es justicia? Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece; atributo de Dios por el cual ordena todas las cosas en número, peso o medida. Ordinariamente se entiende por la divina disposición con que castiga o premia, según merece cada uno.

Ósea la justicia es ser justo, que obra según justicia y razón. Y el ser justo es tener la sabiduría para actuar según Dios ordena y someterse a la obediencia de Dios. Igual que una coraza protege a un soldado, la justicia nos mantiene íntegros ante los ojos de Dios y de las autoridades terrenales. Cuando pecamos permitimos que nuestra integridad fallezca delante de los ojos del mundo. ¿Cómo pecamos contra la justicia?

1. No testificar la verdad
2.Permanecer callado por miedo al que dirán
3.Adquirir bienes injustamente
4.Adquirir posiciones de confianza y poder conociendo que estas le pertenecen por derecho
de esfuerzo y capacidad a otro.
5. Ser desobedientes y rebeldes
6.Etc.

Con la justicia Dios le bendice, le protege y le prospera. ¿Por qué? Porque la gracia de Dios permite que se le abran puertas en lugares donde por medios carnales nunca lograríamos llegar. En resumen de la justicia:

1. Nos protege de ser señalados falsamente por corrupción, mentiras, etc.
2.Nos mantiene íntegros.
3. Ganamos la gracia de Dios para nuestras vidas.

El segundo componente son pies puestos con el evangelio de la paz. Nuestros pies son el método de transporte humano básico humano. A donde quiera que vayamos debemos hacer dos cosas:

1. Traer paz y no contienda.
2. Testificar el evangelio de Dios.

Pero, ¿Qué es esto de paz y de contienda? Paz, virtud que pone en el ánimo tranquilidad y sosiego, opuestos a la turbación y las pasiones; sosiego y buena correspondencia de unas personas con otras, especialmente en las familias, en contraposición a las disensiones, riñas y pleitos.

Entonces si paz es mansedumbre y harmonía contienda debe ser lo opuesto. Contienda es, lidia, pelea, riña, batalla, disputa, discusión, debate. Mientras que paz es harmonía contienda es pelea.

Como cristianos debemos ser humildes y sometidos a las leyes humanas, por excepción de cuando la ley violenta la ley de Dios (Daniel 6:7, 10).

 La paz es una de nuestras armas más eficientes. Ella une y construye lasos y puentes para poder hablarle a una vida. La paz permite el fluir genuino del poder del Espíritu Santo. Es la paz la que nos diferencia de los impíos. Las contiendas causan heridas profundas en los corazones que a veces sanan con un perdón inmediato, pero a veces ese perdón toma mucho mas tiempo.

El tercer componente de la armadura de Dios es el escudo de fe. Escudo-(Arma defensiva, que se lleva embrazada, para cubrirse y resguardarse de las armas ofensivas y de otras agresiones.) Un escudo protege a un soldado de proyectiles que pueden ser lanzados para herirle o quitarle la vida. Nuestra fe nos protege de los dardos, flechas, y [2]palabras que nos puedan hacer daños:

1. Maldiciones
2. Palabras de desaliento
3. Planes de muerte
4.Accidentes
5.Trabajos de brujería
6.Etc.

La fe es la que permite que veamos la realidad imposible en la realidad carnal. Jesús hablo de la fe en Mateo 13: 31-32: "Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas."

Y en Mateo 14:22-33: "En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. Y ya la barca estaba en medio del mar, azotado por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios."

Veamos que cuando dudamos de Dios, nuestra fe falla. La fe es una de las armas más poderosas en nuestro arsenal. Pues, la fe, permite que lo que creamos por cierto se cumpla según la voluntad perfecta de Dios. La fe puede mover montañas, hacer que caminemos sobre las aguas, y ganarles a los gigantes que se nos oponen en nuestras vidas.

El cuarto componente de la armadura de Dios es el Yelmo de la salvación. Yelmo- (Parte de la armadura antigua que resguardaba la cabeza y el rostro, y se componía de morrión, visera y babera) casco protector de la cabeza de un soldado. Podemos tener todos los demás elementos de la armadura pero sin el yelmo todo lo demás es en vano.

Mateo 7:21-23: "No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad."

En contrario a lo que muchos piensan la salvación no se obtiene por ser bueno o por obras. Si no tomas la decisión de aceptar a Jesús como tu salvador, es imposible ser salvo, pues por nuestras fuerzas no podemos entrar a la eternidad con Dios; solo nos espera el infierno que hemos escogido.

 La salvación no es algo permanente. Como cualquier regalo, tú decides si usarlo o no. Así mismo pasa con la salvación, veamos Apocalipsis 3:14-18: "Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas."

La salvación implica amar a Dios. El amor de Dios no cesa pero nosotros podemos escoger parar de amar a Dios. La salvación nos hace puros delante de Dios y es lo que permite que su misericordia y su perdón nos limpien del pecado.

El quinto componente de la armadura es la Espada del Espíritu. Espada- (Arma blanca, larga, recta, aguda y cortante, con guarnición y empuñadura) la espada es la herramienta que todo soldado necesita como básico para la lucha o protección de su vida o la vida de un compañero.

La espada del Espíritu es el conocimiento de la palabra de Dios. Si no conocemos la palabra y lo que realmente dice, estamos desarmados y vulnerables a cualquier ataque. Si no mantenemos la palabra de Dios en nuestro corazón no podremos contraatacar y resistir las fuerzas satánicas.

Lucas 4:1-13: "Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. Y le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden; y, en las manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra. Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo."

Aquí evidenciamos el uso de palabra por Jesús para resistir a Satanás. La espada también incluye el orar. Cuando oramos hacemos varias cosas:

1. Mantenemos un canal de comunicación con Dios
2. Tomamos la autoridad en el nombre de Jesús para sanar enfermos, atar y echar fuera demonios, liberar a los endemoniados, y actuar en el mundo espiritual.
3.Cuando oramos podemos interceder por la vida de un hermano o/u otra persona apartada o perdida.

Finalmente, y para resumir, recordemos todos los días ponernos la armadura de Dios para poder resistir a Satanás, sus demonios, y las tentaciones. La armadura como cualquier otra se le tiene que dar mantenimiento y uso, si no se hará débil y no te protegerá. Dios nos da el poder, está en nosotros actuar para usarlo.

---------------------------------------------------
[1] Definiciones de diccionario de la Real Academia Española.
[2] Para poder actuar en el mundo spiritual se necesita hablar audiblemente la palabra de autoridad.

No comments: