Friday, July 22, 2011

Una anécdota de la Huelga

Viernes 22 de julio de 2011

Luego de pasado un año con 3 meses del comienzo de la primera fase de la huelga, y debido a ciertos incidentes recurrentes, me siento un tanto obligado a exponer lo ocurrido en la noche de la toma ilegal de los portones del Recinto de Mayagüez, luego de la primera asamblea del 2010.

Luego de que aquellos compañeros que estábamos en contra de la huelga abandonáramos la asamblea en protesta por el aparente atropello que ciertos miembros del Consejo, que apoyaban la huelga, lograron hacer, yo fui a la comandancia de la guardia universitaria donde, junto a otro compañero de PRSSA, radicamos una querella por atentado de agresión contra el compañero Eduardo Nater. Posterior a eso, almorcé, pues no había desayunado y me estaba mareando, a lo que me dirigí al Departamento de Ciencia Sociales a coger un examen que ya había acordado previamente adelantar (hubiera o no huelga).

En el camino hacia el departamento, me topé con el estudiante Anibal Yariel López Correa y varios otros estudiantes donde intercambiamos varias palabras fuertes, pues ellos intentaban de imponer el cierre ilegal. Luego de salir del departamento, me topé con el compañero Eduardo Nater y otros que se dirigían hacia Rectoría para radicar querellas por la asamblea.

De camino a Rectoría, nos percatamos que nos perseguían varios estudiantes pro-huelga en bicicleta, y mientras estuvimos en Rectoría los vimos dar varias vueltas alrededor del edificio. Durante la estadía en Rectoría, recibí una llamada de un compañero, de los que estábamos organizando el movimiento en contra de la huelga, donde me relató que intentando salir por la salida, tuvo que defenderse de una agresión física. Obviamente, al conocer esta noticia, y entendiendo que estábamos siendo perseguidos por los estudiantes en bicicleta, pedimos un escolta de la guardia universitaria para poder abandonar Rectoría.

Cuando logramos salir fue como a eso de las 7:30-8:00 PM, esto luego de haber explicado la situación que habíamos estado viviendo en un programa radial. Me acuerdo muy bien que, previo a salir del edificio, recibí una llamada de un amigo que ejercía como concejal en el CGE.  En su llamada me relataba que el liderato huelguista estaba preocupado con las declaraciones que habíamos hecho, pues temían intervención policiaca. Algo que nunca ocurrió.

A mí llegada a mi apartamento, en aquel momento me hospedaba en la Calle Bosque del pueblo de Mayagüez, se me notificó que un grupo de aproximadamente 100 estudiantes iban a ir a tirarle huevos a los huelguistas en los portones. Cuando llego al Towne,  los planes habían cambiado, y habían decidido montar una contra protesta frente al portón principal.

Luego de cómo una hora de estar parados frente al portón se decidió intentar ocupar un portón para mantener el recinto abierto, y lograr que se dieran clases al día siguiente. Esto causó que se tomasen decisiones un tanto controversiales, pues al llegar al portón de Barcelona, los líderes huelgarios se habían movilizado hacia allá. No estoy muy claro las razones por las cuales se formó un pequeño motín allí, pues cuando llegue ya estaba ocurriendo. Posteriormente, se me notificó que la pelea nada tenía que ver con la huelga, sino una pelea entre dos estudiantes debido a una situación que tenían por otra compañera de clases.

Frente a Barcelona, y con la policía dividiendo los grupos, estuvimos como 2 horas. Durante esto, un pequeño grupo se me acercó a mí y a otros compañeros donde nos dijeron que el portón de Alzamora estaba vació. En eso me informaron que estarían moviéndose para allá para tomar control del mismo. Eran aproximadamente como las 11:00 PM cuando llegue en mi carro a Alzamora, pues no estaba de acuerdo con la caótica situación que estaba ocurriendo en Barcelona. Allí se encontraba solamente un huelguista, cuyo nombre no me acuerdo pero era miembro del CUPIP y había estado participando del programa radial Radio Política por Radio Colegial conmigo y con otros compañeros, a las afueras del portón.

Ella estaba discutiendo con la línea de estudiantes anti-huelga que habían ocupado el portón. Al llegar, les dije a los muchachos/as que no le hicieran caso a ella y que permanecieran firmes en su posición. Par de minutos más tarde de yo llegar, una patrulla de policía se apareció por el área. Platique con ellos explicándoles la situación, y minutos más tarde llegó la guardia universitaria al portón. Ya para ese momento, otros estudiantes que vivían en el área de Terrace, que evidentemente apoyaban la huelga, se apostaron al frente del portón a insultar a los que controlaban el portón. Uno de ellos, miembro de la Juventud Popular tenía una medalla en su mano, y a mi parecer, estaba borracho; como me conocía tuvimos una discusión un tanto acalorada, el agitándose y yo tratando de no agitarme, a lo que confieso pude haberlo insultado pues entre el cansancio, el hambre, y la situación difícil ya me estaba afectando.

Como a eso de la medianoche, llegó un grupo de huelguista en un carro desde Barcelona, a lo que se tornó la situación más difícil de lo que era. En el grupo se encontraba el hermano del conocido líder huelguista, Armando Estevez, con el cual estuve como 10 minutos hablando. En eso llego un miembro del CGE y la decisión que tomo el grupo fue dejar que se concluyera el paro y luego continuar discutiendo en la semana.

A lo que, ya cansado, y explotado físicamente, me monte en mi automóvil y baje a la casa de una prima en San Germán, donde mi hermana estaba, y me había dicho que le llegara allá. Esta es la anécdota, la memoria clara y concisa, de lo que ocurrió aquella noche. Yo no agredía físicamente a nadie, ni aceche a nadie, ni mucho menos coarte la libertad de nadie (si acaso eso fue lo que estaban haciendo los huelguistas al coartarme a mí y a muchos la libertad y el derecho a coger clases en un ambiente tranquilo y de paz).

No comments: