Monday, July 12, 2010

Al borde de la revolución…

Por Edwin R. Jusino
Lunes 12 de julio de 2010

Entre huelgas, motines, asesinatos en alza, y miembros de la prensa que pierden su imparcialidad y reportan su punto de vista y opinión, parecería que nuestra sociedad está al borde de la revolución. Luego de la celebración del 4 de julio creo que es menester contemplar algunas cosas.

Comenzare por lo que más me afecta directamente, la Universidad de Puerto Rico. Como he comentado en varias ocasiones el problema principal que tiene la UPR es su anticuado sistema administrativo. La Ley Universitaria es una ley obsoleta, que debería ser eliminada y rescrita en un esfuerzo colectivo de las 4 comunidades que crean el sistema universitario: estudiantes, docentes, no docentes, y administración. La Junta de Síndicos es un botín político que ningún bien le hace a la universidad y lo único que prueba es que la universidad no es autónoma. Como ya eh propuesto en escritos anteriores la UPR debería ser manejada por una junta de Rectores, así facilitando más libertad fiscal y curricular a los recintos. Las enmiendas recientes, como el voto secreto y la adición de más miembros a la junta de síndicos, han sido parchos a un sistema obsoleto.

Ahora si es cierto que el sistema tiene ciertos defectos, las actitudes y acciones de los estudiantes miembros de la izquierda política no son las correctas. El nivel de intolerancia e intransigencia de estos grupos es uno peligroso ya que causan reacciones negativas a todo anuncio que las autoridades den que no esté acorde con sus exigencias, aun cuando esas exigencias sean imposibles de garantizar. En el caso de Puerto Rico la izquierda política es una minoría dentro de la población estudiantil, pero esta minoría usa la propaganda y la demagogia para impulsar a la fuerza su agenda política. Usan lenguaje tergiversado a su punto de vista, como por ejemplo: fascismo, derechos y privilegios, co-gobierno, entre otros términos.

Ningún derecho es ilimitado. No podemos permitir que en el ejercicio de ejercer estos derechos infrinjamos en los derechos ajenos. Los derechos personales terminan donde comienzan los ajenos. Los derechos civiles son un privilegio que nos otorga la ciudadanía estadounidense. Increíblemente, los grupos socialistas aclaman estos derechos mientras aclaman la separación de Puerto Rico de la ciudadanía que les garantiza esos derechos. La ciudadanía estadounidense era un privilegio que se ha convertido en un derecho para todos los puertorriqueños. Desafortunadamente los hermanos independentistas que pertenecen a estos grupos solo desean usar estos derechos obtenidos por medio de nuestra ciudadanía como una excusa para romper la ley, y crear una revolución en las calles. La libertad no es igual al libertinaje, y es el deber del gobierno en una democracia de velar por el bienestar de la mayoría, y no de la minoría.

No comments: