Thursday, November 26, 2009

El hombre nace

Desde la concepción del hombre
Viene la interrogante
¿Qué es el significado de la vida?
¿Cuál es mi propósito bajo la noche fría?
Nacemos y divagamos
El nombre del Rey escuchamos
Pero no es hasta que entendemos
Que la vida no es solo sueños
Y que somos lo que somos
Porque El así lo ha deseado
Cuando comprendemos el llamado
Y que no es solo creer en su existencia
No es solo ir al templo de turno
No es pensar que hay una ecclesia
Y que la ecclesia es un templo de mármol
Y que solo en ese templo de mármol fino
Se pasea la eminencia poderosa presencia espiritual
Tampoco es creer que un vicario
Reemplaza su esencia
Ninguna creencia dogmatica
Reemplaza la verdad de la vid
Nacimos para adorarle
Nacimos para servirle
Nacimos para amarle
Somos siervos…
La salvación no se adquiere por obras
Ni tampoco por creer en él
Si no creerle a él
Confiar en él
Pues es su gracia y misericordia
La que nos brindo su sangre
La que nos reconcilio con la vida.
Escuchad la Voz de la Verdad
No volveré a extraviar mis senderos
El ha dicho: Confía en mí
Y ciegamente confiare en él
Pues es confiar plenamente en el amor.