Wednesday, October 29, 2008

El nacionalismo estadista

La nación puertorriqueña es una identidad cultural que no depende de un estatus político-económico para definirse. La identidad puertorriqueña es una identidad que se ha venido formando desde mucho antes que la isla fuera colonizada por la Corona Española. El ser nacionalista es amar a la patria que lo ha visto nacer, es apreciar la cultura, y luchar por mantener la cultura no importando el estatus político-social de dicha nación. La nación alemana está dividida en dos países independientes, la República Federada Alemana y la República de Austria. Los alemanes aunque tienen diferencias entre sus respectivos países comparten una historia en común, un lenguaje en común, y una cultura en común. ¿Dejan de ser alemanes los austriacos? La respuesta es no, pues son una nación aunque no compartan un gobierno unido.
Entonces, ¿Cuál es el miedo de resolver el estatus en Puerto Rico? ¿Dejaremos de ser puertorriqueños porque escojamos ser estado o independiente? Todo los estadistas de verdad deberían ser nacionalistas pues queremos lo mejor para nuestra patria, vender la patria, es vender nuestra cultura, y ningún estadista quiere vender su cultura.

Tuesday, October 28, 2008

El destino del hombre bueno…

El destino del hombre bueno
Es el de observar y observar
Y ver como los jugadores
Se devoran a las belle.
-
Las mujeres que valen la pena
Son como los estacionamientos
Todos los buenos están cogidos
Por hombres falsos y de deshonra.
-
Las mujeres que valen la pena
Son como las aves
Solo las podemos observar a lo lejos.
-
¿Cuándo será mi turno?

Monday, October 27, 2008

¿Por qué no escoger una de las 50 estrellas?

El peor día en la historia de Puerto Rico fue el día que el Partido Republicano quedo burlado por el Partido Popular Democrático al firmar la Constitución del Estado Libre Asociado. Este compacto con el congreso, y por ende con el pueblo de los Estados Unidos, ha mantenido a Puerto Rico en un estatus casi colonial.
El nacionalismo patrio, o como todos los boricuas lo conocemos, amor a la patria o ese orgullo de ser boricua no se debe confundir con nuestro estatus, ni nuestra ciudadanía. La nación de Puerto Rico es una nación caribeña con identidad propia, y cultura propia. Estamos orgullosos de lo de aquí, pero a la vez tendemos a ser demasiados de orgullosos. A veces ese orgullo nos ciega a la realidad contemporánea del mundo. La independencia, en la actualidad, es inexistente para todas las naciones y países del mundo. Todos los países dependen de los demás países ya que la economía se ha convertida en una globalizada. Ser o no ser estado de la federación de los Estados Unidos, no me quita a mi nada, acaso añade, pues una nación deja de ser nación el día que deje de tener su propia identidad y cultura.
Creo que la aseveración que hacen muchos no estadistas, “hay 50 estados escoge uno y vete”, cae en la ignorancia. Nadie, ni siquiera aquel que vive en Alaska, Hawái, Nueva York, Argentina, Texas, Venezuela, Cuba, etc. no desean dejar su tierra. Las condiciones, que hacen que los hijos de estas tierras tengan que irse, son por razones económicas, sea por el mejoramiento de su familia, de condiciones de vida, y/o escapar de una realidad política. Nadie desea dejar su tierra, y los que las abandonan siempre viven con el anhelo de volver a su tierra.
El desear la estadidad, como una opción viable para el estatus de Puerto Rico, es querer lo mejor para mi patria, es querer que mi pueblo progrese. Si notamos todos los países del mundo están copiando el sistema federal de los Estados Unidos para poder aprovecharse de los beneficios que ese sistema conlleva. Aquí doy varios ejemplos: Unión Europea, UNASUL, NAFTA, etc. La cultura de Puerto Rico, nuestra identidad, nuestra historia no será perdida por un cambio de estatus, sea hacia la estadidad o hacia la independencia. El seguir en el rumbo en el cual estamos, comenzado por el Partido Popular Democrático, engañando a los demás partidos de oposición en el 1952, y que de hecho es un sistema de gobierno ilegal ya que luego de que el Senado de los Estados Unidos pidiera que se le hicieran unos cambios a la carta de derecho de la constitución, Muñoz Marín unilateralmente y sin consultar al pueblo de Puerto Rico (lo cual hicieron luego de a verse aprobado el cambio) aprobaron la constitución del ELA.
Ser estadista no es vender la patria, es querer lo mejor para el progreso de nuestra nación en torno al futuro del mundo que cada vez esta más y más globalizado. Es un fin honorable, el cual solo podrá acatarse con la mayoría del pueblo de Puerto Rico, siempre y cuando las fuerzas coloniales que por intereses propios y con intenciones de lucrarse han mantenido los avances hacia la estadidad o la independencia amarrados, y por ende, no permitiendo que el congreso de los Estados Unidos actué.
Ser estadista, es ser nacionalista no es ser vende patria.

-Edwin R. Jusino-