Friday, February 29, 2008

¿Un buen católico?

María Virginia de Lurdes Rosado Quintana, era una joven de 16 años residente de la urbanización Los Paseos en Cupey, un barrio de San Juan de Puerto Rico. Sus padres, divorciados, especialmente su madre, era feligresa de la parroquia Santa Marta localizada en la urbanización Las Cumbres. María Virginia era una chica que no le faltaba nada, si ella quería un set de maquillaje, sus padres se lo compraban, o si quería tal blusa, o tal falda, o tal par de zapatos en poco tiempo se los compraban.
Ella era una morenita bajita, media unos 5’1, con pelo lacio negro, ojos marrones claritos, unos senos ya de mujer, que hacía que los jóvenes que no podían posesionarla se masturbasen en su soledad pensando en sus senos, unas caderas de mujer negra, y unas piernas de atleta, pues María Virginia era delantera del equipo de futbol de su escuela. Ella era pupila de la Academia San José, y ya cursando en su grado 11 estaba preparándose para la universidad.
Era el verano antes de su ultimo año de escuela superior, y en la parroquia el sacerdote había anunciado que las clases de confirmación empezarían en pocos días y que todos los jóvenes de 16 tenían que alistarse pronto.
-“María Virginia… no te preocupes que ya yo te inscribí y te page el curso completo.”-
-“¡Pero mami! , ¿Y si yo no quería?”- respondió María Virginia velozmente.
-“Las vas a coger y se acabo… y si lo haces sin quejarte tendrás una sorpresa.”-
-“Hay… está bien… pero la sorpresa ¡más vale que sea buena!”-
La madre no le hizo mucho caso a María Virginia. Total no era como si ella le prestara mucha atención a su hija. Ya María estaba acostumbrada a dormir con los mugidos de su madre y sus diferentes amantes, y también pasar noches asolas donde ella aprovechaba para invitar a sus jevos o novios a la casona. María sabía la verdad. Su madre se pasaba todo el tiempo hablando sobre la virgen, los santos, y de lo religiosamente católica que ella era.
Pasaron los meses, María Virginia iba por las noches aprender sobre los dogmas católicos; unas doctrinas que simplemente, en su opinión, eran arcaicas y además eso de tomar votos de castidad como que no iba con ella. Realmente, María Virginia toleraba las clases y las ignorancias, según ella, del cura por Ignacio Martínez Rodríguez, el portero del equipo de San Ignacio que tanto a ella le gustaba. El era guapo; alto, blanco, de ojos verdes, pelo largo rubio y unos bíceps, tríceps que hacían que se mojara cada vez que lo veía.
Ignacio y María comenzaron a salir en el transcurso de las clases; y en más de una ocasión usaron el baño de la parroquia para consumar sus pasiones, aunque, María temerosa de quedar embarazada no quería aun dejarse penetrar. Eso sí, ella quería esperar el momento idóneo, ese momento especial, no quería que fuera sobretodo en la parroquia.
Era finalmente el día de la confirmación. El obispó de San Juan, vestido en su más elegantísimo traje sacerdotal, blanco y purpura, entro en la parroquia. Luego de la ceremonia, y de una avalancha de retratos con los jóvenes se fue de vuelta a su hogar.
La madre de María, cumpliendo su promesa, le prepara una fiesta en su casa. Todas las amistades de María Virginia estaban presentes, incluyendo a Ignacio; su nuevo novio. La mama solo estuvo un rato, el novio estaba presente e iban a pasar la noche en el segundo piso de la casa dejando a María sola con sus invitados en el primero.
La música de perreo salía por las bocinas de DJ que había sido contratado. Los invitados, todos ya vestidos en traje de baños, o estaban en la piscina o perreaban contra las paredes. María e Ignacio perreaban muy de cerca, muy pasionalmente. De vez en vez se podían ver besándose, mientras Ignacio le acariciaba las nalgas, las caderas, y los senos.
A eso de las 11 de la noche, María e Ignacio, en un paso silente, subieron a la recamara de María. Eran como dos animales hambrientos; pues se desnudaron y luego de que María se acostara en la cama, Ignacio procedió a cumplir sus deseos. El primer grito de María fue como un susurro en los oídos de su madre, quien también en ese mismo momento estaba siendo azotada y su vagina se mojaba absorbiendo el semental ataque de su amante.
El orgasmo fue dulce, el flujo de semen invadió la vagina de María; al oído María susurraba su amor a Ignacio mientras que a la vez que el la penetraba él le chupaba el cuello dejándole marcas negras.
Estuvieron toda la noche haciendo el amor; el último de los invitados se fue borracho y casi desnudo de la casa a eso de las 3 de la madrugada, y solo porque la madre de María, al coger un descanso del sexo, tuvo la bondad como buena católica llamar a un taxi para el pobre borrachito.
Pasaron los meses. María e Ignacio continuaban su romance, pero poco a poco Ignacio fue enfriándose. Un día María recibe una llamada de su mejor amiga que habían visto a Ignacio tirándose a otra compañera de la escuela. Al escuchar esto, María soltó su celular. Callo como muerta, sus lágrimas eran como ríos de sangre que se desbordaban de su corazón; a su lado dejo caer una prueba de embarazo, con color verde de positivo. El llanto de María resonaba en la casona solitaria; sus lágrimas manchaban el vestido del baile de 4to año; sobre la cama de María, como toda buena católica colgaba un crucifijo, con un Cristo desbaratado, sufriente, y muerto.

Tuesday, February 26, 2008

Esperando tú llamada…
¡Hay Corazón sin razón!
¿Porque me causas esta sensación?
Eres un tambor africano
Cuyos latidos rugen más fuertes que un cañón.
Observa, ¡mis manos tiemblan
Y mis palabras se enredan!
Mis mejillas se enrojecen
Y mis ojos se someten.
Hace tiempo que no siento tal sensación
De llenarme de mariposas en el estomago
Y de culebrillas en la espalda de emoción
¿Por qué lentamente se drena el lago
Lleno de los sentamientos mas ahogados?
Estoy en silente estado de pánico
Dulces sentimientos que han despertado
Enredados en los pensamientos mas carnales de mi ático
Que se han completamente rebelado
Y mis pensamientos han dejados atorados.
Esta revolución de apasionado fuego
Ha recobrado mi espíritu encarcelado
Una revolución que proviene de tu mirada
Solo de tu mirada tan amada.
Estoy hecho un desastre aquí,
Pues mientras mis palabras huyen de mí
Mi corazón suspira y palpita
Esperando escuchar tan solo tu voz
O por lo menos tu grabadora.
Pero, me has torturado
Al no darme tu número,
Dependiendo solo de ti
El yo poder dejar el estrés, y escuchar tu voz.
¿Sera lo que siento un índice
De una locura de esas que me dan?
O ¿será que después de tanto esperar
Será que al fin ha llovido,
Y ha llegado el tiempo del fin de la sequia?
Tomate todo el tiempo…
Pero no demores en marcar mi número
Para escuchar tu dulce voz.

Sunday, February 24, 2008

Poesía para un corazón sin nombre
-
Te escribo a ti mi corazón
Pues tu dolor corre por mi fibra
Son tus gritos de dolor por amor
Que me despiertan en mis sueños
Hace 12 temporadas deambulamos
En las tinieblas del tiempo.
¿Por qué hemos estado preocupados
Por las pasiones carnales, y la codicia
De una obsesión que nos ha esclavizado
Y trastornado nuestra mente?
Perdóname corazón
Perdóname por perder el enfoque
Pues tú deseas una conexión emocional
Espiritual
Pero la carne y sus pasiones
Ocuparon el enfoque de mi alma
Mi vista no estaba puesta en lo que me pedias;
Cuantas veces escupí en el altar
Maldije ese altar sagrado
Que le presentamos a nuestro Dios.
Pero ya desperté del sueño
Estoy determinado a triunfar
Sobre pasar la esclavitud
Para como atleta
Alcanzar el oro
Que se encuentra en el amor
Correspondido real.

Saturday, February 23, 2008

La balada de un patriota
-
Borinquén, Borinquén
Preciosa Borinquén.
¡La mulata de las Antillas!
Por tus ríos fluye sangre
Tu voz se diluye en el viento
Tus manos son las olas que siento
Cuando en la playa acarician mi cuerpo.
Borinquén, Borinquén
Tus labios morenos siento
Acariciándome el cuerpo
Cuando en tu tierra me acuesto.
Borinquén, Borinquén
El edén prometido
El diamante más bello
Que en el Caribe nació
Borinquén, Borinquén
Mi preciosa Borinquén
¡Soy tuyo con orgullo!
Nunca dejare de ser Boricua
Pase lo que pase
Hagan lo que hagan
Tu defensa es mi prioridad.
Aun si unidos con América
Aun si unidos con el mundo
Siempre seremos de aquí
Hijos de tus senos.
Caminaremos por tus sendos
Observando el sueño
¡Que es Borinquén, Borinquén!

Wednesday, February 20, 2008

La trampa maravillosa
-
¡Que maravillosa mirada
La que me observa desde
Aquellas hermosas ventanas!
Que luz, pura luz, la que brilla
Entre las tinieblas…
Soy capturado por su mirada
Una seductora mirada
Que con su sonrisa,
Una balada de sirena
Que conjura visiones de playas y arena,
Llena mis ojos de felicidad
¡Y mi corazón de razón!
Pues es ella, la hispana mujer,
Tú que tienes el cabello suave
Liso, lacio, placido como rio cristalino
Tan rubio como el dorado real
Creando un rio de puro oro
Que cae de las montañas
Tan suave, tan tranquilo,
Eres tú cuya voz crea un sonido
Más hermoso
Que el canto de los pájaros mañaneros
Y aun más tierno que el de un coro de ángeles.
Eres la trampa maravillosa
La que atrapa con cariño
Con sutileza
La que proviene
De la Sultana del oeste,
Una pura exótica criatura
La cual enamora al cielo,
La luna,
El sol,
Y las estrellas.

Tuesday, February 19, 2008

La dulce vita… incoherencies
-
Sweet, short, fast
Así es que la vida corre
Sweet, short, fast
That’s just how life is!
Sweet, short, fast
The big guy and the little guy
Joining up
to screw the middle class;
For there’s no such thing as class
And life’s fragile as glass
And as clichéd as mass
Sweet, short, fast
La eterna sociedad
Slow and strife driven
Like a Traffic Jam
We want to speed up
But when we do we crash
Queremos vivir a las millas
Living just as we drive
Sweet, short, fast
And Bang…
There comes the bullet
from the forgotten
Classmate
There comes the cry
Of regret, of pain
Of Suffering,
Sweet, short, fast
We want to succeed
But we don’t stop
To see the mess we made.
Broken arrow
Broken families
In this splendid little war
Called life
Sweet, short, fast
Living life on the go…
Welcome to Wal-Mart!
We’re now attending patient number…
Sweet, short fast
Sweet, short, fast
That is how we live our lives.

Friday, February 15, 2008

El espectro hermoso
Eres la idea desnuda hermosa
Que corre por mis entrañas;
La mujer cuya idea ha seducido mi corazón
Eres mi espectro hermoso
El que solo tus ojos
Observar puedo yo,
Porque solo de ti
Tu silueta conozco yo.

Monday, February 11, 2008

La reina de los espejos
-“Oh si su majestad, ¿que usted desea en esta bellísima mañana?”- respondía el primer ministro del país a su alteza.
-“Primero que nada, ¿Cuántas veces le he dicho que se refiera a mí como su gran majestuosa alteza, la hermosísima y adorable suma reina de los dominios imperiales de toda la conciencia, Tatiana la Grande?”- le dijo la reina Tatiana con indignación y soberbia a su primer ministro; vestida del más caro ropaje su alteza se dirigió al cuarto del trono. –“No sé cómo es posible que usted sea primer ministro, tan jovenzuelo, tan arrogante e ignorante. Imagínese todavía cree usted en la religión, perdiendo su tiempo en vanas palabrerías, que si Católicos, Protestantes, Judíos, o Musulmanes si total son todos iguales creen en un dios que ni escucha ni sirve para nada. Yo soy la diosa del imperio… yo soy la que lo sabe todo, y usted un mero novillo, no sabe tres carajos.”- le decía la reina, humillándole, riéndosele en la cara a su primer ministro.
El solo respiro, se le sonrió y siguió detrás de ella, preguntándole cual era su deseo en aquella fabulosa mañana imperial.
-“Yo solo quiero que usted dejase de ser tan arrogante, y me escuchara y me dejara gobernar como yo quisiera.”-
-“Su majestad usted sabe que eso es imposible.”-
-“Lo es solo porque un pedazo de papel dice que lo es, no porque yo lo digo… ¡Ah finalmente mis espejos!”-
La reina entro en el salón del trono, donde había ordenado a posicionar cientos de espejos mágicos que reflejaban solamente la hermosura plástica como de muñequita de porcelana de la diosa reina.
-“Su majestad creo que necesita aprobar estas medidas…”-
-“Deje ver…. ¡No saben ustedes como redactar una simple ley!”- exclamo la reina.
-“Su majestad yo creo que esa ley está muy bien redactada, beneficiará a muchos de los ciudadanos, y más, hasta los líderes máximos de nuestros vecinos países están estudiando la medida para integrarla a sus programas de gobierno. Toda ley debe tener un orden ya establecido ¿no cree?”-
La reina comenzó a reírse a carcajadas; -“De nuevo usted con sus arrogancias… ¡no es lo que usted quiera sino lo que yo quiero! Pero bueno para que me deje de molestar yo firmare su ley…”- dijo mientras firmaba el documento legal que beneficiara a miles de habitantes del país de las mentes, -“¡ahora vallase!”- ordeno la reina.
-“Como no su majestad…”-
A solas el primer ministro se sonreía. –“Que me diga todo lo que quiera, hasta me puede insultar, pero mientras tanto quien se beneficie sea el pueblo, no me importa ser el más religioso y arrogante primer ministro, si total ella vive aquí encerrada en su cuarto de los espejos sin poder mirar hacia la próxima subida del sol. No me importa ser criticado por ella, mientras me mantenga pensando en el futuro y no en el ahora sé que más bien vendrá que mal.”- Enrollo el documento en un tubo se lo echo a la espalda y prosiguió hacia el capitolio donde esperaban ansiosos los delegados de la legislatura, y un pueblo hambriento por lograr cumplir sus sueños.

Sunday, February 10, 2008

Si tuviera novia pa San Valentín…
-
Si tuviera novia pa San Valentín
Le llevaría un buque de flores exóticas
Le cocinaría desayuno y se lo serviría en la cama.
-
Le regalaría chocolates y versos de amor
Le declamaría la voz de mi corazón
Iría a la playa y le haría un collar
De los más hermosos caracoles
-
Si pudiera le haría un anillo de estrellas
El cual tejería con mis versos de amor
-
Cuando el rey brillante
Su siesta comenzara
Un picnic le prepararía en hermosos jardines
A las orillas de serenas fuentes
-
Alrededor de aromáticas velas
Y alumbrados por la luna y las estrellas
Le confesaría más el deseo de mi corazón
Y sus labios de miel yo le besaría
Para su alma y su espíritu poder probar.

Saturday, February 9, 2008

Princesa del Mar
-
No sé porque estas palabras
Se desbordan de mi corazón
Ni de donde han nacido
Con tanta emoción.
-
Pues eres como los susurros del viento
Que llegan aquí desde tierras distantes
El susurro es cálido
Como el color de tu piel.
-
Tu mirada penetradora de almas
La cual es más brillante que el sol
Tan sensual como la luna
Tan exótica como la de una leona.
-
Hace tiempo que mi corazón no late
Como late cuando te miro a los ojos
Como late cuando estas cerca de mi
Como late cuando escucha tu voz.
-
No sé ni por qué estos versos
Poseen mis manos
Para ser escritos
Solo sé que no deseo pelearles.
-
Yo quiero poder confesártelo
Pero hace tiempo temo
Pues son 3 años de soledad
3 anos de que mi corazón fuese aplastado.
-
Eres la princesa del mar
La que anhelo besar
Pero cuya marea retrocede
Igual que mis palabras
Por temor de ser rechazado.
Anitsric
Eres bella, Hermosa, como indiecita tierna
Tus ojitos tristes, pero a la vez hermosos
Tu cuerpo sensual y tu mirada silenciosa.
Cautivaste mi corazón pero lo destrozas
Con tus amores de piedad y balance
Por tu anhelo falso de piedra solitaria.
Tu corazón es como una piedra falsa
Que con la primera brisa de un beso
Rueda por la colina hacia el mar de angustia.
Mi corazón te quiso, te quiere, y te seguirá queriendo
Pero, eres una piedra moviente,
Imposible de alcanzar tu amor.

Generalísimo Alacrán
-
Con el flow y dembow del reggaetón
El maestro del pivaso la fortaleza pico
Sembrando y cosechando impuestos
Luz, agua, peajes y hasta el IVU nos ha puesto
-
Una sola X bajo la pava
Se convirtió en 3 cruses en la papeleta
Así logro dividir la palma
Y de locura al mesías pintar
-
Ahora con Milhouse y su guagua
El generalísimo mesías sufre
Llora como un bebe tirando rabietas
Usando a Hitler como marioneta.
-
Pero por ahí anda el Caníbal
Un alacrán acusado de corrupción
Rogándole a su santa virgencita
Que le rescate de su condena.
-
¡Ya verán el Watergate Boricua!
Pues Mr. Caníbal su gobierno cerro
Bajo su terquedad, la constitución se quebró
Ya el alacrán sus días contados están.
-
Pueblo ciego, manso pueblo mío
No seas necio pueblo mío
Ni por Caníbal el alacrán
Ni tampoco por el mesías.
-
Sangre nueva, gente nueva
¡Qué pal pueblo vengan a trabajar!
La Leona ponceña
-
El rugido de tu bella piel
Cargado por un viento fiel
Es suave y tierna del color de arena
Una bella arena caribeña
-
Tus jades brillantes
Que como águila observan
Y como la serpiente seducen y fascinan,
A las estrellas silentes.
-
Tu sonrisa a perlada
Que a la luna avergüenza
Por tu hermosa emanante pureza
Es tan digna como la de una reina hada.
-
De tu cima cae un rio de noche
Tan suave como el más fino lino
Cuya dulzura no sale del trapiche
Y enloquece y emborracha más que el más tinto vino.

Dedicado a mi amiga de Ponce, Andrea Dominicci

Thursday, February 7, 2008

The response
-
I come up to this girl
Hoping for a response
Se sonríe conmigo
Damn is she cute
Great legs
Fuertes y caderona como buena latina
Her smile is heavenly
Her earthly green eyes, staring at me
BOOM, PUM, BOOM, PUM
Late mi Corazón rápido, rápido, rápido
I can’t hold my heart any longer!
Pictures of me waiting at the altar
Pictures of her walking down the aisle
The sounds of our first orgasm
The intrigue of knowing if it is also her first time
Listening to our firstborn being born
Cleaning her tears and kissing her lips
Seeing ourselves growing old
Having a RIP sign
Saying loving couple rests here
Travelling to distant lands
And exploring mysterious places,
I do, I do, I do
I’d love to cry it out!
Scream her name to the heavens
God if I only knew her wondrous name!
Her hair; Liso como los ríos
Dogs, cats, and even roosters
I hear this entire ruckus!
I start muttering
H…H…. Hi!
I tried to say
She just walks right past me
I look back
¡Qué jodienda!
That goddess of a girl,
That sweet smelling, diamond
Turns out….
She turns out to be a lesbian…

Wednesday, February 6, 2008

El llanto de los inocentes
“¿Maldito amor mío, sabrás tú la verdad? O mejor la sabrán las víctimas del recuerdo de aquella tarde calurosa de verano, menos de dos semanas atrás. Fuiste tú con tus sofisticadas palabras, tus piropos, tus sonrisas y tus miradas las que flecharon y maldijeron el resto de mi vida. Quizás, tal vez, y tampoco sé en qué momento decidí entregar mi cuerpo a ti.” –suspiraba la figura de una chica de menos de 20 años, que observaba el cadáver de aquel hombre cuyo amor robó, y ahora era ella quien robaba su vida.
El cuchillo sangriento con el que lo apuñaló unas 20 veces; una por cada momento de infidelidad y de angustia que él le hizo pasar mientras que ella se perdía en la locura de su obsesión.
“Maldito, te dejé, y me quitaste mi dignidad; no sólo me robaste mi alma sino que también robaste la vida de mi hijo. Llorando me forzaste a la clínica de aquel maldito doctor, hace dos semanas atrás, en aquel infernal día de verano. Aun así, mi amado, te amo; nunca dejé de amarte, sólo no toleraba tus abusos de amor. Mi madre me imploraba llorando cada vez que me encontraba achocada con las marcas moradas de tu infinito amor que me regalabas con tus manos. Eran rosas de espinas dolorosas en mi piel blanca y delicada.”
La blancura de la piel de Dolores se mostraba poco a poco mientras los rayos de luz lunar limpiaban su cuerpo de las tinieblas. Los ríos rojos de cobre que viajaban por su tierna piel de algodón caían como gotas de dolor y de lágrimas al piso del cuarto del difunto.
“¡Estúpido! ¿No fui yo la que le mentía a tu pobre mai? ¡No era yo quien te escondía en mi cuarto y aguantaba tus impulsos animales cuando estabas borracho o en un viaje cuando salías con los panitas a fumar pasto! Fui yo la que le mentí a tu madre aquel día que te fugaste de la escuela para darle una pela al pobre vagabundo infeliz que te debía dinero. Si alguien te confrontaba y te decía que lo que hacías estaba mal, tu te le reías en la cara, o si insistía le dabas una prendía. Me acuerdo que me amenazaste si aceptaba la invitación de Carlos de visitar su iglesia, y al pobrecito me lo dejaste en el hospital como por un mes.”
Dolores se sienta sobre el pecho sangriento del cadáver. Ella tenía un pantalón mahón azul oscuro, su camisilla estilo tubo que terminaba sobre su ombligo; en donde tenía una pantalla de esas que usan las árabes cuando bailan el baile típico de ellas, y su pelo largo recogido en una hermosa trenza. Los rayos de la luna permiten ver sus ojos verdes, tristes, llorosos. Un poco más de iluminación revela los moretones que Dolores tiene en su mejilla. Ella se dobla y besa los labios ya azulejos del difunto.
“Hay mi hermoso Mauricio, mi papíchulo. Desde que te conocí en aquella discoteca mi vida no ha sido la misma. Recuerdo esperar tus llamadas como una nena chiquita ilusionada. Me reía de tus payasadas; pero cambiaste cuando en aquella noche de verano hace unos años me quitaste la camisa, y teniendo yo miedo, permití que me hicieras el amor. Te tenía miedo, no tanto al hacerlo contigo, pero a ti. Eras como un animal, y luego te enfriaste. Tu afecto y cariño ya no eran el mismo. Luego me entere que tenías un harén, éramos 21. ¡Cómo pudiste traicionarme, me decías que yo era tu amor, tu princesa, tú bebe!”
Dolores comienza a llorar sobre el cadáver de Mauricio. Pasaban las horas de la madrugada, el celular de Dolores sonaba; también el de Mauricio. Sirenas se podían escuchar corriendo por las calles de la urbanización adinerada donde Mauricio vivía. Sus padres estaban de viaje y no habían escuchado nada de él en un día; tampoco de Dolores.
“Eres mi calvario Mauricio. Me llamaste a tu casa, cuando tus padres se habían marchado para Europa para discutir nuestra relación. Me habías escrito una carta, que rompí en pedacitos y los tire sobre tu cuerpo, que me amabas y que habías roto tus relaciones con las otras 20. Mentiras; mentiras del rey de las mentiras, pues cuando llegué estaba la puta entre tus brazos desnudos en tu cama. ¡Fui una zángana al creerte! Corrí a tu cocina y con el cuchillo más grande de cocinar de tu sirvienta pensaba suicidarme y dejarte mi sangre sobre tu cabeza, pero luego pensé que no te importaría y seguirías con tus amantes. El dolor de perder nuestro hijo por tu culpa, y ahora otro engaño hizo que mi razonamiento se nublara. Cuando razone, yacía tu cuerpo desnudo en el piso de tu cuarto rodeado de un mar de líquido rojo. No sé donde cayó la puta y si está viva o no, sólo sé que tú muerto estás y yo pronto te seguiré.”